martes - 18/05/2021

Bolivia respetará a carabineros y sus familias piden su regreso a Chile

Bolivia respetará a carabineros y sus familias piden su regreso a Chile

ELDEBER/Santa Cruz, Bolivia*

Jaime Rubén Díaz Pezo y Nicolás Morales Manríquez, los carabineros chilenos que fueron detenidos ayer en territorio boliviano, tienen el rostro sereno y los brazos cruzados, sin grilletes. En la foto que circuló anoche en medios chilenos, lucen algo cansados, pero intactos. Están embutidos en sus uniformes verde olivo y la tierra en sus botines delatan que estuvieron en los caminos polvorientos de la frontera.

La habitación de paredes verde agua y pisos de parqué en la que se hallan dista mucho de ser una celda. Es el dormitorio de la tropa de la Policía de Uyuni, adonde llegaron ayer por la tarde tras cinco horas de viaje, trasladados por policías de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico de Potosí, los mismos que los detuvieron a cinco kilómetros de la frontera con Chile, al promediar las 10:00.
Díaz y Morales ya dormían anoche a las 21:00, en medio de frazadas tibias y suaves. Hoy, a las 8:00, cuando el sol de Uyuni comience a espantar el frío, conocerán su futuro. De momento, la única versión oficial del Gobierno boliviano es que se garantizan sus derechos humanos. El resto es silencio.

LOS SUCESOS
Según el reporte del capitán Luis Fuentes Gabelich, jefe de la patrulla de la Felcn de Potosí que interceptó a los chilenos, los efectivos bolivianos circulaban a bordo de una vagoneta Land Cruiser gris, cuando alrededor de las 10:00 vieron una nube de polvo acercándose rauda hacia ellos. Cuando la nube frenó en seco, divisaron una camioneta Dodge Ram que trató de escapar hacia Chile, no hizo caso a la orden de alto y solo detuvo su huida cuando las balas desinflaron sus llantas. En su informe, Fuentes Gabelich dice que fue solo después de disparar y detenerlos que se dieron cuenta de que se trataba de una patrulla chilena con dos carabineros a cinco kilómetros del punto más lejano al que podían llegar: se habían metido en territorio boliviano.

Díaz Pezo y Morales Manríquez le contaron a Fuentes que perseguían un vehículo robado, que no se dieron cuenta que habían pasado la frontera. El capitán boliviano llamó a sus superiores y recibió la orden de trasladarlos a la Comandancia de Uyuni. Bordearon y cerca de las 16:00, los carabineros ya estaban sentados en la habitación verde donde fueron fotografiados.

MEDIDOS CON OTRA VARA
Los sucesos en la frontera comenzaron a incendiar las portadas de los sitios web chilenos al mediodía. Frescas estaban las imágenes de los nueve funcionarios bolivianos que fueron capturados, reducidos y golpeados por carabineros el 19 de marzo. Ni siquiera estaban muy lejos del lugar. El incidente ocurrió a 10 kilómetros del hito 52, donde los siete funcionarios de Aduana y los dos militares nacionales fueron arrestados y acusados de porte ilegal de arma, robo de camión y cruce irregular de frontera. La jueza que los condenó 95 días después juzgó que el GPS de sus teléfonos era instrumento suficiente para ubicarse y saber que ya no estaban en Bolivia.

Pronto, las autoridades chilenas dijeron que los hechos eran muy distintos. El senador Hernán Larraín, que suele hacer coro con el diputado Jorge Tarud para repudiar a Bolivia, dijo que esta situación era frecuente, que a veces les pasa a los chilenos y otras a los bolivianos, que hay mecanismos diplomáticos para resolverlas de manera rápida, para ponerlos en la frontera y que sería lamentable que en Bolivia confundieran este episodio con el otro. Tarud completó la idea: “No los detuvieron por asaltar un camión con mercadería”.

Los carabineros chilenos tenían un fusil M-40, un revólver calibre 38 y una pistola 9 milímetros, no registraron su ingreso a Bolivia, pero para los legisladores chilenos no había paralelismo alguno entre este hecho y el incidente por el que los bolivianos fueron condenados a tres años y un día de prisión y luego expulsados sin derecho a retornar a Chile por entre 10 y 20 años. Paradójicamente, los dos carabineros pertenecen a la segunda comisaría de Pozo Almonte, la ciudad donde fueron juzgados los nueve bolivianos.

LAS SUPLICAS

En los que sí son idénticas las historias es en la aflicción de las familias de los detenidos. “Cuánto tiempo los irán a tener, y yo estoy acá, tan lejos”, se preguntaba Magdalena Pezo, una anciana sollozante, madre de Jaime Rubén Díaz. Ella está en Angol, ciudad al sur de Santiago, y cuando la reportera de Televisión Nacional de Chile le preguntó qué le diría a las autoridades, no se dirigió a las chilenas, sino a las bolivianas: “Que tuvieran lástima de ellos, porque estaban allá por su trabajo, que el tiempo que los tengan no sea largo, que acá lo esperan su esposa y su madre”.
En Bolivia

Durante toda la jornada, el Gobierno jugó al silencio oficial. A las 14:00 se le consultó el incidente a Carlos Romero, ministro de Gobierno, que ofrecía una conferencia. Dijo que no sabía nada, pese a que su viceministro de Régimen Interior, José Luis Quiroga, ya estaba en camino a Uyuni para encargarse de la situación. Hasta esa hora se esperaba que a las 19:00 hubiera una conferencia de prensa, pero la cambiaron por un simple comunicado en el que se aseguraba el bienestar de los detenidos y que pese a lo que se pregonaba en Chile, este conflicto no se estaba resolviendo entre autoridades de ambos países.

En La Paz, el ministro de Justicia, Héctor Arce, confirmaba que no habría declaración. Por la noche, según una fuente oficial, el canciller interino, René Martínez, se reunió con la vicecanciller, Guadalupe Palomeque, para enterarse del procedimiento diplomático. El presidente Evo Morales quería conocerlo y hoy anunciará cómo serán devueltos los carabineros. Según la fuente de Gobierno consultada, la idea es dar una lección a Chile, mostrarle que Bolivia respeta a los funcionarios que luchan contra el delito. El mensaje -también- es mostrar que el Gobierno de Bolivia es más humano que el de Chile.

*Nota del diario boliviano El Deber, publicada en su sitio web la mañana de este sábado 8 de julio 2017.
Compartir
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto

24/7

Formulario de Contacto

Ingreso de usuario

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.

Inscribete al Newslatters

Mantente informado con las noticias, notas y opiniones de El Sol de Iquique. No esperes más ¡INSCRIBETE!