junio 24, 2024
inicionoticiasactualidadcultura popdeportesempresasopiniónpolíticatierra de campeonesalta suciedad

02

Jun

¡Cuenta Pública del Presidente Boric! | Nelson Mondaca I.

Amigos lectores y amigas lectoras, como ciudadanos libres tenemos el justo derecho a tener una opinión del Mensaje Presidencial ante nuestro Congreso Nacional y el país.  De esta forma se cumple con una responsabilidad que mandata la Constitución.  Recuerdo que antes del 2017, esta ceremonia de la Cuenta Pública del Presidente, se realizaba los 21 de Mayo. Generando una situación de conflicto entre la conmemoración de los Héroes del Combate Naval de Iquique (1879), con la tradición republicana y política del discurso del Mandatario elegido por el pueblo y de turno en la Moneda, desde 1926.

Se puede buscar en la Biblioteca Nacional del Senado, (Google) más antecedentes históricos de esta Cuenta Presidencial.   Es muy interesante, ya que no son fechas fijadas al azar y/o por conveniencias de la clase política.

Entonces, los que concentra la atención, separadas las aguas del acontecer de nuestra historia, los 1º de Junio, cada ciudadano/na, pueda expresar la opinión que le parece el Discurso del Presidente. 

Reitero, con el máximo de los respetos, cada persona tiene el legítimo derecho a tener su propia opinión.  De esta forma, vemos que los políticos que son convocados como Senadores/as y Diputadas/os, los que son de la “oposición”,  pues, una vez terminado el acto, demuestran el descontento y critican al Presidente. Mientras, que los políticos llamados del “oficialismo”, de la misma tendencia política de quienes están en el Gobierno, lo felicitan y casi siempre, se muestran más complacidos con el Mensaje Presidencial. Para ser sinceros, en este sector del “oficialismo”, también existen parlamentarios/as, que no se unen a los cantos de felicidad, tomando ciertas distancias.

Para mí, por favor, no es para influir en Ud., y en nadie. Desde niño, me agradó escuchar por radio, a los políticos de aquellos tiempos. Por lo tanto, puedo soportar extensas intervenciones discursivas.  Está en mis ADN.   Un par de cosas más.

Un discurso político como la Cuenta Pública, que se da una vez al año, es una obra de arte.   Puede gustar a unos y a otros no.   De partida, no puede ser una oratoria aburrida, menos, si se trata de una alocución larga y tediosa.   Hay estilo y matices.   Creo que, a estas alturas de los nuevos tiempos, con avances tecnológicos, deben existir ciertos esquemas que permitan abordar esta responsabilidad, con el sello propio que le imprima            

el orador. 

En todo caso, más allá del texto, el Mandatario de turno, hace gala de ciertas espontáneas improvisaciones que dan más fuerza a su prédica de Estadista de la nación y de persona que utiliza argumentos sólidos, ilustrando nuestra realidad. A la vez,  se puede sostener, que se salen del texto escrito;  ahí hay algo muy especial del ser humano, lo que nos hace distintos como seres pensantes.

Como se trata de discursos políticos, para ser objetivo, son materia de cuestionamientos y de debate.   Para entrar en terreno.   A mí me gusto el discurso del Presidente Gabriel Boric. Estoy hablando como discurso.   Los temas que son apremiantes para nuestro pueblo, han sido abordados.  Son solamente dos años de Gobierno y con un Parlamento de oposición conservadora del modelo económico ultraneoliberal imperante en Chile.  Navegar en tales aguas tormentosas, resulta una verdadera odisea,  sin saber, sí se llegará a ver un lindo amanecer.           

Amigos y amigas, los males de Chile se arrastran desde la Dictadura. Es decir, por décadas. Incluso, con la vuelta a la democracia, no fueron cuestiones menores.     Es cierto, se trataron con soluciones que, en vez de avanzar en cambios estructurales,    profundizaron su crisis. 

No se trata de pequeños dolores de cabezas y de malestar físico pasajero.  Aquí existen demandas sociales que no se han logrado de fondo solucionar y la derecha cae siempre en la defensa de los grandes intereses del poder económico, manteniendo pensiones miserables; partidaria de un sistema perverso, cruel y anti solidario. En esa línea, la derecha piensa que negando “la sal y el agua” retornaran nuevamente, sin ninguna vergüenza, a la Moneda.                    

Vivimos bajo las fuertes tensiones de otra guerra mundial.   Ya vemos como Israel desafía a los mismos EE.UU., su principal aliado por su avalancha de millones de dólares, pues el genocida Benjamín Netanyahu,  en forma tajante ha declarado que no parará su accionar bélico hasta exterminar a su enemigo, Hamás.  

Se pasa por el trasero a la ONU y a todos sus miembros,   Increíble pero cierto.  Su poderío armamentista y nuclear debe ser de tal envergadura que está desquiciado y es un peligro constante para toda la humanidad.  Al respecto, en su discurso el Presidente Boric, fijó la postura del Gobierno y de nuestro país, ante estos acontecimientos que golpean la paz mundial.  Sacó fuertes aplausos.  

Pasando a otro ámbito del Discurso de este 1º de Junio, me agradó que el Presidente Boric, nombrara a ciertas personas identificándolas por sus nombres completos.    Eso le da otro sabor al mensaje. Incluso, con un tono de voz más suave y fraterno, toca los corazones de las personas.   Aquí en estos momentos, surgieron a mi modo de ver, los aspectos más humanos del Presidente hablándole a su pueblo. 

Nacen más que promesas y otros compromisos del Jefe de Estado, asoma la espiritualidad del pastor con aquellas ovejas que necesitan una mano de las estrellas, parece recogidos sus ruegos,  llevando sosiego a sus atormentadas almas y divinas criaturas.          

Antes de concluir, puedo decirles, no perdamos la brújula.  Es un Discurso y una breve cuenta del Gobierno.   Hay cosas que se están haciendo bien y otras que están al debe.  No nos distraigamos.   Las iniciativas legales que revisten requieren recursos económicos las tiene el Presidente Boric.  Pero, no todas. También hay facultades legales del mismo Congreso y que son muy importantes para mejorar la vida y el progreso de nuestro pueblo.  Las propuestas valóricas que son materias de Ley dadas a conocer por el Presidente, vienen siendo como “parches de león” ante ciertas dolencias corporales. Las veremos en su oportunidad. 

Por supuesto, tengo en carpeta unas observaciones del Discurso.  Por mientras, me quedo con lo mejor y de los avances que Chile ha logrado.  Falta mucho y cosas por hacer. Chile puede más.   Estoy comprometido con las mejores ideas de un país más justo, con menos pobreza y nos peguemos un salto al Desarrollo.   Gracias, Presidente Boric y a todos los políticos, que hacen posible mejorar las condiciones de vida de los trabajadores/as; son políticos consecuentes y honorables que están por mejorar nuestra democracia y están lejos de la corrupción.        

Comentarios

Deja el primer comentario

ingreso de usuario

Google reCaptcha: Clave del sitio no válida.