mayo 18, 2024
inicionoticiasactualidadcultura popdeportesempresasopiniónpolíticatierra de campeonesalta suciedad

12

Jul

Dermatitis en los cuchos (michis) ¿cómo identificarla y tratarla?

Si tu gato está con mucha picazón, se rasca de manera desesperada o ya se ha hecho heridas, lo más probable es que está sufriendo una dermatitis.

Las enfermedades que se desarrollan en la piel de los gatos necesitan ser tomadas en cuenta con rapidez, debido a que la piel del gato es el órgano más extenso y delicado, y a través de ella se puede revelar mucha información acerca del estado de salud de la mascota. Además, las enfermedades dermatológicas en los felinos suelen extenderse con mayor velocidad, infectando a otras zonas sanas con facilidad.

Entonces, ¿qué es la dermatitis en gatos? La especialista y veterinaria de Gabrica (www.gabrica.cl) Susana Salas responde que, “es un proceso inflamatorio que conlleva a la irritación de la piel. Se puede definir también como una reacción alérgica exagerada en la que existen diversas causas mediante las cuales se puede manifestar el problema dermatológico y, dentro de las más comunes, se encuentran las alergias ambientales, por contacto, sensibilidades alimentarias e incluso, de tipo comportamental”.

La dermatitis en gatos se manifiesta a través de múltiples síntomas, aunque el principal es el prurito, que se traduce en que tu gato se rasca excesivamente, se acicala continuamente y, en ocasiones, hasta puede morderse para tratar de aliviar el intenso picor. Este picor suele aparecer en zonas como la cabeza, el cuello y las orejas, pero también en la zona del abdomen o en las extremidades. “Muchos de los síntomas pueden variar de acuerdo a la causa que esté manifestando la dermatitis, pero dentro de los más comunes se encuentran cambios generalizados en la piel, como caída excesiva de pelaje (alopesia), alergia y comezón constante. En algunos casos se evidencia un brote de color rojizo en la zona afectada, descamación y cambios en el comportamiento del gato, por la incomodidad que está presentando. Por esta razón, por el exceso de rascado, son frecuentes los los autotraumatismos por mordida y las heridas con costras. Los síntomas dependen directamente de la causa de la dermatitis que está presentando. Por ejemplo, si llegase a estar asociada con un alimento y/o ingrediente de la dieta, bastaría con la eliminación de esta para detener el cuadro dermatológico”, enfatiza la experta.

Existen diversas causas que pueden provocar una dermatitis, sobre todo dependiendo del estilo de vida que tenga el gato. Por ejemplo, prácticas relacionadas con una mala higiene por parte del padre de mascota y descuidar el pelaje del gato. En otras ocasiones, el sistema inmune o defensas del animal no son las mejores, predisponiendo a que otro agente causal provoque este tipo de cuadros de afección en su piel. Lo importante es que, si se observa algo diferente, es mejor recurrir de inmediato al veterinario.

Existen razas de gatos más propensas a padecer dermatitis. Susana Salas de Gabrica afirma que, “generalmente las razas con pelo corto como el Siamés que, por su genética, sus antepasados le han heredado la predisposición a la manifestación clínica de la dermatitis. El gato esfinge (Sphynx), por solo presentar vellosidades muy pequeñas, su piel esta casi que en un 80% expuesta a cambios ambientales, y al contacto con alérgenos que puedan causar la afección, y también podemos evidenciar dermatitis en gatos de pelaje largo, donde muchas veces por un mal secado después del baño o falta de limpieza, pueden manifestarla”. Agrega que, “en etapas de la vida, como senior, es posible la manifestación del cuadro dermatológico, aunque se reportan más casos en etapas tempranas debido a que el sistema inmune está en desarrollo”.

Muchas veces, la dermatitis se confunde con la sarna. La veterinaria de Gabrica aclara que, “si bien ambas presentan síntomas similares, los agentes que las causan son diferentes. En el caso de la sarna, se manifiesta a causa de ácaros, uno de los parásitos externos más comunes en los gatos, y se caracteriza por provocar un intenso picor, que llega incluso a causar lesiones en la piel del gato. Es una enfermedad que puede darse en otras especies, incluidos los seres humanos, ya que es muy contagiosa. En cambio, la dermatitis tiene diferentes causas, las cuales generalmente se controlan eliminando o evitando que la mascota este expuesta a dicho agente causal que la detona”.

Tipos de dermatitis que afectan a los felinos:

· Dermatitis Miliar: Asociada a factores medioambientales. Aparece en pequeños granos en la piel que, al acariciar, se puede percibir como unas bolitas (pápulas eritomatosas). Estas pueden situarse en la zona dorsal lumbosacra, en los muslos o en cualquier otra zona del cuerpo del felino.

· Dermatitis Atópica: o síndrome atópico felino, de origen multifactorial. Es la más común de las dermatitis. El gato que la sufre siente picor y su piel es la más afectada, ya que se basa en una reacción de hipersensibilidad.

· Dermatitis Alérgica: Por la exposición a una picadura o por la presencia persistente de un parasito externo, por ejemplo, como la pulga.

· Dermatitis Actínica: causa de los rayos UV en la dermis de un gato sin pigmentación en la piel o por falta de pelaje. Esta enfermedad se presenta en la zona cefálica y en zonas de poca densidad pilosa. Se presenta en aquellos gatos que son totalmente blancos, bicolores o tricolores.

· Dermatitis por estrés o comportamental: Dada por situaciones puntuales que pueden llegar a generar cambios bruscos en la rutina de los gatos, detonando desórdenes comportamentales que los lleven a la autolesión.

Una dermatitis mal cuidada, ¿qué consecuencia puede tener? “Una vez que hay exposición al agente causal y al no iniciar un tratamiento dermatológico en compañía de un veterinario, a causa de los mismos síntomas ya mencionados, puede desatar grandes heridas que pueden ser contaminadas por otros agentes, pérdida de la integridad de la piel y el pelaje, y más grave aún, una reacción alérgica exagerada que puede terminar en la muerte del animal”, señala Susana Salas.

En cuanto a los tratamientos, dependerá del tipo de dermatitis y del agente causal, por lo cual, pueden existir diferentes formas de tratamiento. La mayoría de las veces se utiliza shampoo y ungüentos que alivien la picazón y los síntomas dermatológicos y, muchas veces, se recomienda la administración de medicamentos orales que mejoren el cuadro. De igual forma, existen dietas prescriptas que pueden ayudar en la recuperación de la barrera cutánea. En cuanto al tiempo de cura, la especialista agrega que, “no existe un tiempo determinado para su recuperación, dependerá del tratamiento, y del periodo que estuvo expuesto o involucrado el gatito con la causa de la dermatitis. Normalmente, los procesos cutáneos suelen demorar, para que tengamos paciencia y cumplamos con la administración del tratamiento”.

La veterinaria de Gabrica Susana Salas concluye que, “en caso de llegar a evidenciar algunos de los síntomas que hemos mencionado, es de gran importancia acudir al veterinario de inmediato, ya que muchas veces puede ser algo transitorio asociado al lugar donde se encuentra el gato, pero en otros casos, la dermatitis puede significar un signo de alerta de otra enfermedad silenciosa o desorden que esté padeciendo el animal”. Para más información ingresa a www.gabrica.cl

Comentarios

Deja el primer comentario

ingreso de usuario

Google reCaptcha: Clave del sitio no válida.