domingo - 26/09/2021

¡El principio de un nuevo amanecer y/o el apocalipsis de la Constitución del 80!| Nelson Mondaca I.

¡El principio de un nuevo amanecer y/o el apocalipsis de la Constitución del 80!| Nelson Mondaca I.

NELSON MONDACA I.


Nelson Mondaca columna
Nelson C. Mondaca Ijalba
nmonijalba@gmail.com

Estamos viviendo tiempos muy difíciles.  Es cosa de ver lo está pasando en el plano político internacional y de lo que acontece en nuestro país.  Estamos más de año y medio bajo la fuerza de pérdidas de libertades y por consiguiente de confinamiento.  Lo que atenta contra los principios fundamentales de una sociedad libre y democrática.

Nuestra economía, se quedó anclada al siglo XX.   Las relaciones industriales nos muestran que la productividad y el trabajo, a penas los más eficientes y competitivos continúan batallando en el mercado.  Una situación diferente vemos en  los monopolios, las grandes cadenas comerciales y las industrias de los sectores forestales, agrarios, mineros y  pesqueros.  Estos últimos,  exportadores de materias primas, nos indican con  cifras  que el panorama fue  bueno para estas compañías y empresas.  Los contrastes de nuestra existencia ciudadana.

Lo he dicho muchas veces y hoy  lo vuelvo a sostener, que nuestra situación económica de país ya venía haciendo crisis, antes de la pandemia.  La distribución de la riqueza, una de las peores del mundo dejaba a nuestra clase política por el suelo.  Sumemos la falta de credibilidad en nuestras principales instituciones por la corrupción y la manipulación del poder político, culminan un relato que a ciencias exactas, que lo chilenos/as se cansaron de tantas injusticias.

Aquí  la historia es demasiado larga, penosa y terrible.  No puede ser que  en salud pública hasta el día de hoy tengamos personas que mueran en listas de espera. Según mi percepción es tan doloroso ver como compatriotas mueren por ser pobres y no pueden pagar una atención médica de primer orden.  También lo digo por experiencia propia.  Asimismo, existan estudiantes universitarios y  profesionales que financiaron su educación contrayendo deudas Créditos con Aval del Estado (CAE), remachando estas políticas neoliberales.  Vamos al caso de las AFP, otorgando pensiones miserables.  Ahora, quieren seguir usufructuando a diestras y siniestras de los ahorros obligatorios de los trabajadores/as.  No, no y no.

Los malos manejos y otras ocultas negociaciones del poder económico que, de un día para otro, nos  dan cuenta  increíble de una cantidad sideral de pérdidas en los diferentes fondos de pensiones.  ¿Dónde está la intervención del Estado, los  persigue judicialmente por sus eventuales responsabilidades? ¿Quién repone estas millonarias pérdidas, manotazos y daños previsionales: los economistas defensores del sistema, el Banco Central, los políticos de turno en la Moneda  y en el Parlamento?   Como de costumbre, levantan la campaña del terror económico para evitar el “cuarto retiro”. .

Entonces, los chilenos/as no solamente, en estas circunstancias,  sufren por la pandemia del Covid-19 y sus variantes Delta, sino que, también están: los virus mortales de la política económica y de la administración política, los cuales están moviéndose en todo sentido.  Ojalá, para este sector defensor de la aristocracia,  se mantenga todo igual.  Eso sí, están dispuestos a negociar  algunos cuántos maquillajes de la actual Constitución, para dejar contentos y tranquilos a miles de chilenos.

Me cobra sentido la idea que estamos en medio de la tempestad.  Hemos avanzado unos metros, sí es cierto, pero queda mucho por avanzar.  No es, ni será menos fácil en salir de  estos tiempos difíciles.  Amigos/as lectores, la vida es corta y nosotros somos personas, no importa si eres pobre, vulnerable o se provenga de una familia más acomodada,  el país que nos acoge a todos en su territorio,  nos alberga y nos da que comer, en su conjunto no son simples números estadísticos, ni tampoco, cualquier objeto desechable.  Somos personas y personas especiales con una vida en común.  Por lo tanto, merecen ser felices,  gozar de salud y de un buen vivir.

Estamos poniendo fin a un período histórico sobre el cual se construyó la “Patria Nueva” y nuestra actual República.   El modelo de Estado bajo las Constituciones que nos rigieron por más de dos siglos; haciendo de Chile un país  fuertemente centralizado, burocrático, presidencialista y de privilegios sociales. En otras palabras, estamos en presencia de un nuevo amanecer y/o vivimos el apocalipsis de la Constitución de los 80’.

Con la actual Asamblea Constituyente el pueblo puede lograr modificar el rol y función del actual Estado empresario, subsidiario y neocapitalista,  por  uno que asuma sus responsabilidades esenciales y  fundamentales, individuales  y colectivas, de bienestar y solidario, acorde con los tiempos que vivimos.  Que asegure la participación y  respeto de los derechos políticos y administrativos a sus pueblos originarios, étnicos y de una verdadera igualdad de género en los distintos poderes del Estado.  Que de vedad se haga cargo de la protección del medio ambiente y nos proteja del cambio climático.

En razón de estas legítimas demandas,  se espera que los Constituyentes, no se entrampen en discusiones menores o mayores, no se desvíen de su tarea y menos aún perder el rumbo que se les ha  fijado.  Hay quienes van aprovecharse de éstas, para criticarlos odiosamente, teniendo presente cierta inocente ignorancia y ensuciar su grandiosa labor histórica.   Todos y todas, quienes están y son parte de esta Convención Constituyente fueron elegidos democráticamente  por el pueblo y la magnitud de la obra encomendada, puede ser similar, guardando las distancias, a la que tuvieron nuestros “padres de la patria”.

Sabemos que no es cualquier texto. Tampoco se trata de   una ley más, hecha por mayorías de profesionales políticos. En líneas centrales están para escribir un nueva Carta Fundamental con tiempo acotado.  Me parece digno de ejemplo, en cuanto a los gastos por Asignaciones de Asesorías.  A diferencia de nuestro poder legislativo, estos recursos, no están  a libre disposición de cada Constituyente.  Bien y muy bien. Existe un Comité Externo de Asignaciones compuesta por notables personas, son quienes controlan y supervisan el manejo de estos  recursos por el monto de 77 UTM, disponible al Constituyente. Además, están regulados para evitar que sean parte de favores políticos y,  a familiares directos.

Compartir
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingreso de Usuarios

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.

Contacto

24/7

Formulario de Contacto

Inscribete al Newslatters

Mantente informado con las noticias, notas y opiniones de El Sol de Iquique. No esperes más ¡INSCRIBETE!

Ingreso de usuario

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.