junio 14, 2024
inicionoticiasactualidadcultura popdeportesempresasopiniónpolíticatierra de campeonesalta suciedad

14

Feb

Erika y Oscar…una historia de amor | @plumaiquiqueña

@plumaiquiqueña


plumaiquiquena 1
@plumaiquiqueña

Erika y Oscar llevan 8 años de pololeo y 4 años de casados. La historia comienza el año 2014. Años atrás Erika había salido de la universidad, cargada de sueños y anhelos.

Como educadora de párvulos, encontró trabajo con prontitud en el glorioso, asimismo queda embarazada de Alonso; su primer hijo. A la posteridad esa relación no fructificó por la distancia y las diferencias irreconciliables.

El hijo de Erika iba por ese entonces en el jardín «San Francisco de Asís», ubicado en calle Orella, por coincidencia el hijo de Oscar asistía al mismo jardín. Compartieron conversaciones, cumpleaños y aniversarios varios. Sin embargo, problemas de coordinación en el curso, Erika decide cambiar al pequeño Alonso al colegio «Hispano Británico». Bendita casualidad, los hijos de Oscar también estudiaban en dicho establecimiento educacional, ubicado en el sector sur.

Los hijos de Erika y Oscar, ya cursaban Kinder pero en distintas jornadas. Sin embargo, en primero básico, los niños quedaron en la jornada de la mañana.

Fortuna para estos grandes amiguitos, pero desventura para Erika, al no tener quien cuidara del pequeño Alonso. Deja su trabajo como educadora y crea una PYME de manualidades. Alonso extrañaba en demasía a Emilio, el hijo de Oscar. Ella se comunica con Oscar, para realizar una junta entre sus hijos, teniendo buena acogida su petición. Ese fue el primer encuentro de estos dos iquiqueños de corazón, la Chinita y el Lolo estaban confabulando para ello.

A partir de ese día, ambos se confiesan y relatan sus infortunios amorosos. Eran como pan y mantequilla, pero no lo sabían, estaban en manos del destino y de Dios porque ya lo había escrito en el cielo.

Iquique es chico, todos conocidos y ambos tenían amigos comunes, Paula y Ricardo. Éstos se dieron cuenta de la química de Erika y Oscar, hicieron todo lo posible para juntarlos. No era necesario, nacieron para estar el uno con el otro, eran almas gemelas, un gran amor en medio del árido desierto. No obstante, una lluvia de tristeza cae sobre la morada de Erika, fallece la tía abuela, Oscar se convierte en su pañuelo y confidente, la protege, la cuida, mece su angustia en sus cálidos brazos. Erika no podía disimular el amor tan grande que anidaba en su corazón, Oscar tampoco, ella era el amor de su vida, la compañera para lo que resta de vida y eso era maravilloso. Como consecuencia un 11 de abril, él le pide pololeo, sellando con un beso el inicio de una gran historia de amor.

Bueno con el tiempo se fueron a vivir juntos, y Erika comenzó a presentar problemas de salud, para luego desencadenar en un embarazo de mellizas. Lamentablemente pierde a una de ellas y se queda con la valiente Javiera, la cual nacería en Julio del año 2015.

En diciembre del 2016, Oscar y Erika realizaron su unión civil. En dicha celebración Oscar se arrodilla y le pide matrimonio. Se propusieron un año como meta para casarse. El 7 de diciembre del 2017 se casan por el civil para posteriormente hacerlo simbólicamente en una fiesta mágica frente al mar de Iquique. Azul y blanco tiñeron cada momento, la bruma salina coronaba con perlas la felicidad de los novios, el amor triunfaba una vez más en tierra santa dando origen al más sublime aroma de una flor.

El amor existe y la bondad también en el corazón de las personas, no dejemos de creer en ello. Erika y Oscar son testimonio claro de que el amor es nada que agregar, nada que quitar, el amor es un te quiero como eres, un quererte latiendo al mismo ritmo hoy, mañana y siempre.

Comentarios

Deja el primer comentario

ingreso de usuario

Google reCaptcha: Clave del sitio no válida.