junio 15, 2024
inicionoticiasactualidadcultura popdeportesempresasopiniónpolíticatierra de campeonesalta suciedad

13

Ago

¡Giorgio Jackson, un político decente, digno y consecuente! |Nelson Mondaca I.

Nelson Mondaca columna
Nelson C. Mondaca Ijalba nmonijalba@gmail.com

El destino político del ex Ministro de Desarrollo Social y de Familia, Giorgio Jackson la ultra derecha lo había trazado. Cuando comenzaron los casos Convenios y se extendía por el país el virus de la corrupción, por aquellos días, entonces, en una de mis columnas de fin de semana, me atreví predecir que la Derecha lo llevaría a una acusación Constitucional, aunque no existieran antecedentes de estar implicado. Incluso, una de mis columnas escrita cuando se robaron los 23 computadores y la caja fuerte, del Ministerio, la titulé “¿Un trabajado complot fascista o un absurdo montaje del Ministro?”

Los republicanos esta semana, amenazaron paralizar la agenda legislativa del Gobierno y de llevar adelante este Lunes una Acusación Constitucional, sin dar a conocer las bases jurídicas de tal acción política pero sí demostrar su poder. Simplemente, era pedir su cabeza y pasarle la cuenta por ser uno de los líderes de la revolución estudiantil de los pingüinos. Además, uno de los ideólogos del Frente Amplio, creador del Partido Revolución Democrática.

Deseo aprovechar un momento para emitir un juicio muy personal, al respecto de los casos de transferencias de fondos directas a ciertas instituciones. Desde antes que asumiera el presidente Gabriel Boric, el Congreso había cambiado las regulaciones y las disposiciones sobre la ejecución de estos fondos públicos. Éstas funciones se tornaron menos exigentes (más laxas) y las exigencias de rigurosidad transitaron a fáciles normas, en general de cumplimiento y resolución. Así se abrieron las puertas a la manipulación directa de estos fondos por las autoridades pertinentes, presándose para la corrupción.

En esta línea, pueden ser muy pocas las autoridades que no pisaron la trampa, sin embargo, creo la gran mayoría de los funcionarios públicos y autoridades regionales, siguieron las conductas de la probidad, la ética y la buena fe pública. Pero quienes estaban en las Fundaciones, ONGs y Corporaciones, y de otras agrupaciones, especialmente las de último tiempo, algunas de ellas estaban vinculadas a un partido oficialista, son quienes actuaron de mala forma, corrupta y delincuencial.

Por eso, el justo clamor popular, del mismo Gobierno y del presidente Gabriel Boric, es que la Justicia debe investigar con rapidez y aplicar todo el peso de la Ley que corresponda a quienes resulten condenados. Es en la cárcel donde pagar sus graves delitos. Como sostiene enérgicamente el presidente Boric, “Caiga quien caiga”.

Otra línea más. No se confunda a la opinión ciudadana. Los funcionarios públicos de este Gobierno, que la Justicia en su última instancia, los declare culpable, éstos militantes debieran ser sancionados por su propia colectividad con la expulsión. A ningún partido del oficialismo que, se diga ser izquierda, nuestro pueblo le permitirá un silencio cómplice. Reitero, menos que aún que se digan ser de izquierda, son cosas mayores. Ser de izquierda es un orgullo y ser tarapaqueño/iquiqueño un privilegio.

Los partidos de izquierda tienen una trayectoria a toda prueba en asuntos de transparencia y probidad desde sus origines de clase. Son partidos históricos y que las mismas, ideologías y doctrinas, sustentan los principios de honestidad y de profundos contenidos de valores humanos, a toda prueba. La izquierda no se funda en la filosofía como una colectividad que representa los intereses de una monarquía, tampoco se define protectora de la plutocracia, de los más ricos. Por último, la izquierda no defiende los intereses económicos de la aristocracia chilena, la elite social a partir del siglo XIX. Luego de la Independencia.

Por ejemplo, la izquierda define su actuar en el Gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende, como una conquista del pueblo, de la gran mayoría proletaria y más vulnerable de nuestra nación; una histórica victoria pasajera sobre la clase oligárquica imperialista, de la burguesía capitalista y sobre el mal de la avaricia y concentración de la riqueza.

Está más que claro. Ser de izquierda no es lo mismo que ser de derecha. Los que han mal utilizado recursos del Estado y se han aprovechado de vulneraciones legales y burocráticas, son personas indeseables que quieren irrumpir como clase media alta apropiándose de fondos económicos destinados a soluciones sociales. Entonces, cruzaron la vereda y traicionaron sus principios políticos. Esa es la cuestión.

Meter en el mismo saco de la crítica severa, cruel y cavernaria a todos los políticos es una burda opinión mal intencionada para sacarnos de la verdad política y una forma inteligente de difamar a la Izquierda chilena. En concreto, o caen en la ignorancia porque les falta educación cívica o simplemente son mal intencionados, disparando de chincol a jote. No por unos cuántos vulgares sinvergüenzas (sin distinción de sexo), se dan manga ancha para condenar a la gente que es amiga, simpatizante o militante de izquierda. Aquí la gran mayoría de las personas no son corrupta, más bien, viven el dolor de esta aventurera traición.

Lo que haga, piense y rebobine la derecha es cuestión de ellos. No se sientan victimizados por algunos juicios políticos emitidos por alguna autoridad de la actual administración en La Moneda. ¿Dónde está lo malo que la derecha tenga dos almas? La ex Concertación la tuvo y cualquier partido la puede tener. No somos máquinas ni robots. Nadie puede limitar la libertad de pensamiento a otro ser humano, para eso se ganó a la Dictadura.

De paso recordar, que se acercan los 85 años de la Matanza del Seguro Obligatorio, donde el presidente de Chile, en aquel triste período era Arturo Alessandri Palma. Después, de ser detenidos fueron acribillados 59 jóvenes estudiantes, obreros y empleados, todos ellos fueron partidarios del nacionalismo criollo. ¡Qué horror! (5 Septiembre, 1938). ¿Por qué tenemos tan mala memoria histórica?

Seguimos nuestro camino. El ex Ministro Giorgio Jackson es valiente, consecuente y humilde. Para no colocar al gobierno del presidente Boric, en otra batalla más con la Derecha y se impida la discusión en el parlamento, de otras importantes leyes, el ahora ex Ministro renunció noblemente a su cargo. Los republicanos sirvieron de vanguardia en esta ofensiva clasista. Consiguieron lo que buscaban hace tiempo. Como era de esperarse, ya el Presidente Boric, nombró una persona subrogante en ese cargo ministerial. Esta derecha más ideologizada, extrema y amante del golpismo, no bajará sus ímpetus por afianzar el modelo económico y político, neoliberal imperialista vigente. Amigos/as, se los doy firmado.

Comentarios

Deja el primer comentario

ingreso de usuario

Google reCaptcha: Clave del sitio no válida.