sábado - 25/06/2022

Iquique Chile
15°C
71% 39% 2m/s
¡Hermano Freddy Torres, hasta pronto! | Nelson Mondaca I.

¡Hermano Freddy Torres, hasta pronto! | Nelson Mondaca I.

NELSON MONDACA I.


Nelson Mondaca columna
Nelson C. Mondaca Ijalba
nmonijalba@gmail.com

A comienzos de la semana que termina, mientras estaba en una terapia a mis pies, cuando me enteré por casualidad del fallecimiento repentino del periodista  Freddy Torres Oviedo.  Uno de mis grandes amigos.    Por esta razón,  a los lectores de este medio de comunicación,  les doy  mis     sinceras  disculpas por tomarme la libertad, por unos minutos de hablar de él y nuestra simple amistad.  Por esta vez,   no  abordaré otras materias de  contingencia nacional o  local.  Solamente lo haré en forma tangencial  en función de lo que pasa en Zofri.

Nobleza obliga hacer un breve mapa de esta amistad.  Recuerdo cuando lo conocí, a principios de  los años 90 del siglo pasado.  Sí la memoria no me traiciona,  primero en el flanco para recuperar la democracia, en la campaña por el “Sí y/ el No”.    Después, cubriendo nuestra participación con don  Patricio Aylwin A.,  en representación de la Concertación por la Presidencia del país.  Pero,  donde, tuvimos un mayor acercamiento, fue en la primera huelga de hambre seca en contra de las imposiciones de horarios en el “Pabellón de Exhibición y Ventas al detalle” en Zofri, hoy denominado “mall”.

Recuerdo bien,  que antes, que ocurriera el atentado criminal y terrorista en los baños de la etapa del sector antigüo, el año 92, antes de las 12 del día,  valga la redundancia, todos los días nos visitaba en la Puerta 4, sede entonces del sindicato.   En aquella triste época,  perdió la vida  uno de nuestros socios.   Mientras que otro quedó mutilado,  al tiempo después, también falleció.

Algún día tendrá que hacerse  justicia para ellos y  una reparación a sus familiares por parte del Estado.   Esta causa se archivo y los criminales deben estar circulando por alguna parte de la ciudad y/o del   país.   Amigo y hermano Freddy, tal  como reclamamos justicia  para  los detenidos,  desaparecidos y prisioneros de la “Dictadura de Pinochet”,  hora desde  el reino espiritual,  acompáñanos e iluminamos en  estos momentos,  donde tú compañía, tal como ayer,  esté siempre presente.

No tengo ninguna duda que siempre  Freddy abrazó nobles ideales.   Su figura humana  era muy particular,  se distinguía entre una multitud de personas.   Le gustaba andar con una pipa, ponerse un sombrerito tipo “Neruda” y en su espalda, su mochila cargada,  seguramente,  con materiales de su andar periodístico,  de amor por la literatura y los proyectos de su vida.

Un gran profesional.   Salió airoso en los desafíos propios de la prensa escrita.  Nada, pero nada le quedó grande y  asumió todas las responsabilidades, funciones y tareas  de los medios de comunicación,   No es fácil.   Les digo a modo de reflexión, por mis avanzados años dar  testimonio, en general,   que conociendo  prestigiosos  profesionales en sus áreas o especialidades,   por lo mismo son respetados.  Pero hay quienes voluntariosamente asumen otras obligaciones y  compromisos que conforman el escenario   y mundo del trabajo del cual forman parte.   Estos profesionales son contados con los dedos de una mano.  Existen estos profesionales que por su vocación humana  son muy queridos por el pueblo.

Sí,  sí,  Freddy  se destacó precisamente por involucrarse  con todos    sus esfuerzos  y el máximo de sus talentos, en entregar lo mejor de sí mismo en las tareas de su  profesión.   No existían  barreras  que se lo impidieran.  ¡Valiente y solidario!

El dinero  no era lo que lo motivaba  diariamente;  sino,  antes que nada,  ver los resultados  de su trabajo y  el cumplimiento de sus metas.   ¡Estupendo, comandante!  Una extraordinaria  persona.

Nunca me confidenció nada reprochable o malo en los medios  en los cuales trabajo.  Por el contrario, tenía admiración por sus “Jefes” y conceptos siempre de agradecimientos por las oportunidades que le brindaron.   En dichas instancias, en más de una oportunidad, cuando me venía a visitar,   hablándome sobre estos amaneceres, me entregó su opinión.    La cual  sería para mí una lección de vida  “Sí hablo mal de uno de ellos, es porque sería un mal agradecido, he sido un  profesional  a  toda honra, no quiero engañarme”.  Palabras que  siempre quedaron grabadas en mi corazón,  por los principios y valores que encierran.

El tiempo pasa y los caminos nuestros tomaron diferentes rumbos:  Iquique, Alto Hospicio y últimamente, Pozo Almonte.    Entre ellos, también Marcela, a la que pintó con  la gracia del “joven Quijote” de la vida moderna.    Le apasionaba hablar de la luz que tenían las personas y no contenía en reírse de sí mismo.   Buscaba en forma espontánea los significados de cada palabra y  era muy creativo en desarrollar  una síntesis de soluciones de un determinado problema: social, político y económico,  digno de un doctor en filosofía humana.   De mente limpia y brillante.

Me deja un vacío que me afecta emocionalmente en mis agitados días.    Creo que no solamente es una pérdida para Marcela,  para mi persona;  sin dudas,  también se extiende a sus amigos y  a todos/as sus compañeros de trabajo en el Municipio de Pozo Almonte.  Tengo presente, sus especiales  agradecimientos al actual Alcalde,  Richard Godoy  y  cuerpo de Concejales, por todas las facilidades laborales  que se le dieron, mientras vivía momentos muy  duros en su grave estado de salud y posterior  pseuda recuperación.

Pensar que ahora ya no estarás a mi lado para ayudarme y  fortalecerme.   Ya no disfrutaremos de unos momentos de una hermosa amistad.    Ello, me dice que debo estar en estado de alerta y debiera pensar en ese inevitable futuro, pues padezco  la misma enfermedad.   Tarde o temprano la  eternidad de los sueños nos depara ese inevitable destino, la muerte…  Doy gracias al cielo  por el   tiempo que compartimos, fueron horas, minutos  sin límites y  censuras.  Lindos encuentros de una amistad imperecedera,  valiosos momentos  que nos dieron muchos sentidos a nuestras humildes vidas.

Freddy,  la lealtad a esa amistad, me da fuerzas y siempre vivirá  en mi corazón.  Más allá del dolor, estoy destrozado por dentro, algunas lágrimas me brotan en medio de la estoica  desgracia.   Algo aprendí  de su sabiduría y la doctrina de nuestras desgracias en alguna parte tenía lazos en común.

 

Amigos y amigas,  apenas tuve conocimiento del deceso inesperado de Freddy, les confieso, en la silenciosa intimidad espiritual,  conversando en voz alta con  él,  estrechando su mano,  mirando sus ojos, en este adiós, le decía antes de su viaje sin retorno,  “Sin poder y riqueza, lograste el éxito de la vida.   Reconocimiento, dignidad, amor y respeto “.    Freddy, hasta pronto…

Nelson C. Mondaca Ijalba

nmonijalba@gmail.com

Compartir
Facebook
Twitter
LinkedIn
Telegram
WhatsApp
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingreso de Usuarios

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.

Contacto

24/7

Formulario de Contacto

Ingreso de usuario

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.

Inscribete al Newslatters

Mantente informado con las noticias, notas y opiniones de El Sol de Iquique. No esperes más ¡INSCRIBETE!