martes - 27/07/2021

La Historia de Miguel (@plumaiquiqueña)

La Historia de Miguel (@plumaiquiqueña)

@plumaiquiqueña


pluma iquiquena
@plumaiquiqueña

A 113 años de la Matanza en la Escuela Santa María, la memoria de 3600 obreros asesinados por el Estado chileno bajo la orden del General Roberto Silva Renard sigue viva. La historia de Miguel comienza un 21 de diciembre de 1907, en la ciudad de Iquique.

Miguel no era pampino , trabajaba como estibador, solidarizó con el movimiento que venía de San Lorenzo, San Antonio, Ramírez y muchas oficinas más. Al igual que todos los gremios, se unieron a los calicheros del sufrimiento, de la infamia, de la violencia , de la humillación parida, allá arriba quemando el sol. Miguel estaba de acuerdo con la demanda principal, cambiar las fichas por dinero nominal (18 peniques). Apoyaba al Presidente de los obreros, a la bandera chilena flameando y al quejido de los desposeídos.

Mientras el dirigente entregaba su gestión, se escucharon golpes de sables y ruidos de metralletas. Cerraron las puertas y la orden del General se escuchó a viva voz,¡ hay que matarlos a todos por revoltosos!. En fracción de segundos, contempló la dureza de una metralleta en pleno corazón del caudillo. Miguel recibió un disparo en la pierna izquierda, cayendo al suelo. No obstante seguía escuchando “¡hay que rematarlos a todos!”.  Inconsciente, logró sobrevivir y arrastrarse por debajo de los muertos. Con dificultad, llegó a casa, en calle Serrano con séptimo Oriente, el día en que la tierra, el humo y la confusión tiñeron a la escuela en sangre y muerte. Con el trascurso de los días, se enteró que los cuerpos fueron llevados en carretas a una fosa e incinerados como indignos.

Luego de la masacre, se cerraron los periódicos populares. Sin embargo, el Estado represor no pudo silenciar al movimiento obrero, se crearon leyes sociales y el código del Trabajo. Las calles aledañas a la escuela, fueron lavadas durante semanas, ya que el olor a sangre trascendía día y noche, hasta hoy , que escribo el relato de mi tatarabuelo Miguel López Lorca, un valiente estibador.

Compartir
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto

24/7

Formulario de Contacto

Ingreso de usuario

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.

Inscribete al Newslatters

Mantente informado con las noticias, notas y opiniones de El Sol de Iquique. No esperes más ¡INSCRIBETE!