martes - 07/12/2021

¡Las tensiones sociales no han desparecido! (Columna de Nelson Mondaca I.)

¡Las tensiones sociales no han desparecido! (Columna de Nelson Mondaca I.)

Nelson Mondaca columna
Nelson C. Mondaca Ijalba nmonijalba@gmail.com

Para no dejar cabos sueltos en el devenir del triunfo del Apruebo y de la Convención Constituyente, los opositores sufrieron una dura y aplastante derrota. En una rápida lectura, se puede afirmar que se logró una victoria histórica en cuanto a participación del voto voluntario.

Perfectamente pudieron haber votado más ocho millones de personas. Hay que considerar que miles de chilenos no pudieron votar por estar trabajando. A otros les cambiaron el lugar de votación. Al respecto, hasta ahora el Servel no asume una cuota de responsabilidad cívica, se limita en sacar cuentas alegres. Siendo que éticamente les correspondía mandar una comunicación al domicilio del votante, indicándole la nueva escuela donde sufragar. En fin, pudieron publicar por los medios de prensa un listado sobre estos cambios a los afectados, incluso, dejando abierto un espacio legal para un reclamo, por ejemplo, la lejanía del lugar de votación.

Cómo vienen por delante más procesos electorales, sería bueno que nuestros parlamentarios, sacarán una ley corta y rápida sobre esta materia, aprovechando el voto voluntario, después, no nos quejemos.

Considero que llegó la hora de la verdad. Después, de los más 7 millones de personas que fueron a las urnas, Chile es el único ganador. Tanto, la juventud y la tercera edad se pronunciaron inobjetablemente por una nueva Constitución Política. Claro, el gobierno saca sus propias conclusiones. Es más, los actuales ministros del presidente Sebastián Piñera, obtienen carta blanca para postularse como “Constituyentes”. Asimismo, los partidos políticos en general no se quedan atrás con sus hombres de confianza. No me molesta. Lo que se viene para el pueblo, es saber elegir a sus propios representantes. No es fácil, ni carrera ganada. Hay que observar y analizar a cada postulante a la Convención Constituyente. Por favor, no, nos equivoquemos. De lo contrario, el país seguirá en la ruta devastadora de la pobreza y la falta de justicia social.

Pensando en los viejos sueños de la ilusión de que nuestro país tenga una economía independiente, productiva y competitiva; hasta el momento son solamente promesas incumplidas. Además, hasta aquí no estamos descubriendo nada nuevo. Sin embargo, la industrial nacional, está en la práctica paralizada. Es más grave, no existen nuevas empresas. El gran comercio del retail, se ajusta cada vez, en los precios de productos exportados desde China y Taiwán. El derrumbe del empleo y la precariedad de los salarios, entre otras fallidas políticas sociales; son situaciones que se venían plasmando en la panacea de la concentración del capital y del mercado desregulado. Los ultraliberales tuvieron su momento de gloria y sus recetas a estas alturas de los tiempos ya no sirven.

La mayoría de la sociedad chilena reclama más democracia y vivir dignamente. A mi parecer, este era, y/o, es el momento del actual Mandatario para pasar a la historia. En serio. En un paréntesis de pensamiento positivo. Para lo cual se requiere el don del verdadero líder patriótico. Discursos no para autoelogios. Ni adueñarse de un triunfo que le pertenece a la ciudadanía. Más bien hacer lo correcto, tener el valor de reconocer la crisis económica, política y social que vivimos. Un nuevo discurso, sincero, realista, autocrítico y capaz de interpretar la esperanza del Chile de hoy. El pueblo ahora va en busca de un nuevo rumbo republicano y donde los beneficios del mercado deberían servir los intereses nacionales por sobre los egoísmos del lucro. En tal sentido, disponer de otra virtud humana, por sobre los ideologismos, expresando claramente la posición de gobernar con la particularidad de avanzar hacia el Desarrollo. Construyendo un país más justo, libre, moderno y solidario.

Los actuales dueños del poder deberían pensarlo muy bien. El camino equivocado tiene directa relación con profundizar los conflictos sociales. Mantener políticas públicas que ignoran el hambre, de desconocer las necesidades básicas de sobrevivencia humana y mantener prácticas de asistencialismo político. Maximizando las ventajas del “laissez-faire” y el leviatán del Covid-19, sin el cual, el descontento social no sería tan moderado como el que tenemos ahora. Es lo que pienso.

Por último, la campaña del terror económico contra el retiro del segundo 10% de los ahorros previsionales comenzó con más virulencia que la vez pasada. El otro día, en la mañana escuchando un programa de radio, Tele-13. Las panelistas de aquella audición se dieron un festín en base a los datos entregados ´por el ministro Briones y compañía. Lo mismo ocurre con otros connotados conductores de programas informativos a nivel nacional, quienes para todo tienen respuestas, según la defensa de sus puntos vistas. Unas reflexiones. ¿Con los descuentos previsionales de los trabajadores se financia el 70% de Chile solidario? El señor Briones, Ministro de Hacienda, argumentado perder impuestos sobre el retiro de este 10%, olvidando que los trabajadores pagamos impuesto a la ley de Renta según nuestras remuneraciones anualmente. ¿Acaso el Gobierno de turno no utiliza parte de los fondos de los ahorros previsionales para sus políticas públicas? Pasan por alto que con ese 10% cuándo se compra pan, se utiliza el transporte, se compran medicamentos en salud, alimentos, y otros enseres del hogar, etc., ¿Acaso no pagamos impuestos? Esta campaña del terror económico es abiertamente un grave insulto a la gente que lo está pasando muy mal. Basta de pegarles en el suelo a los chilenos y chilenas.

Entiendo que el ministro, Ignacio Briones Rojas, maneje las finanzas públicas macroeconómicas sin endeudarse. Esa es su determinación ideológica y la defensa que hace el Gobierno es demasiado grotesca que raya en el oropel de la defensa de los futuros pensionados. Hablar de pensiones dignas no pasa por simples reformas cosméticas al actual sistema previsional. Basta de hipocresías y de jugar con la miseria y el miedo humano. De hecho, quienes están detrás de un micrófono, de un teclado y utilizan sus cargos profesionales al servicio de las AFP, para ellos es rico tener al final de cada mes, unos buenos millones de pesos a sus cuentas personales, otra cosa muy distinta, es ganar el salario mínimo, trabajar como plebeyo independiente y estar cesante.

A mi juicio, es deber del Estado asumir estos costos económicos. Si no lo hace, la gente debe lamentablemente recurrir a sus fondos. La dificultad mayor del gobierno es que sigue en aquel Chile que nos tiene divididos y no puede ver otro horizonte de dar felicidad a la ciudadanía. Se quedó en el siglo pasado y de la guerra fría. Ahora unas lagrimitas salen de mis ojos y se dejan caer en mi cara avejentada por el paso de los años, estas lagrimitas, son por todos aquellos que perdieron la vida, con o sin Covid-19, por todos aquellos que perdieron la vista y por aquellos que hoy murieron en la absoluta pobreza y sus familias se mantienen con el dolor del hambre y las injusticias.

Compartir
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingreso de Usuarios

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.

Contacto

24/7

Formulario de Contacto

Inscribete al Newslatters

Mantente informado con las noticias, notas y opiniones de El Sol de Iquique. No esperes más ¡INSCRIBETE!

Ingreso de usuario

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.