mayo 18, 2024
inicionoticiasactualidadcultura popdeportesempresasopiniónpolíticatierra de campeonesalta suciedad

17

Abr

Los riesgos y las oportunidades de las parcelas de agrado frente al cambio climático

Según detallan desde Mundo Parcelas, estos terrenos tienen la oportunidad de aportar un granito de arena para resolver el problema ambiental.


Según detallan desde Mundo Parcelas, estos terrenos tienen la oportunidad de aportar un granito de arena para resolver el problema ambiental.

Las parcelas de agrado son propiedades rurales que se usan como segunda vivienda o como lugar permanente para vivir en un entorno natural.

En Chile, este tipo de propiedades ha aumentado su demanda en los últimos años, especialmente en las regiones cercanas a los centros urbanos, la costa, la cordillera o los lagos.

“La pandemia provocó que muchos capitalinos optaran por cambiarse de casa y vivir en zonas rurales. Esto lo pudimos evidenciar gracias al aumento que tuvimos en las ventas de proyectos de parcelación”, detalla Juan Fonseca Vargas, director de la empresa Mundo Parcelas.

Sin embargo, las parcelas de agrado también enfrentan los desafíos del cambio climático, que afecta el medio ambiente y la calidad de vida de sus habitantes.

El cambio climático se manifiesta en Chile con un aumento de las temperaturas, una disminución de las precipitaciones, una mayor frecuencia e intensidad de sequías e incendios forestales, una erosión de las costas y una pérdida de biodiversidad.

Estos fenómenos tienen impactos negativos en las parcelas de agrado, como la reducción de los recursos hídricos disponibles, el deterioro de los suelos y la vegetación, el aumento del riesgo de desastres naturales, la disminución del valor paisajístico y turístico, y la afectación de la salud y el bienestar de las personas.

La adaptación de las parcelas al cambio climático

Ante este escenario, es necesario que los propietarios y habitantes de las parcelas de agrado adopten medidas de adaptación y mitigación al cambio climático, que les permitan reducir su vulnerabilidad y aprovechar las oportunidades que se presentan.

Según detallan desde Mundo Parcelas, algunas de estas medidas son:

 

Usar eficientemente el agua, instalando sistemas de captación y almacenamiento de agua lluvia, reciclando las aguas grises, regando con tecnologías de bajo consumo y evitando el derroche.

Generar energía renovable, utilizando paneles solares, aerogeneradores o biodigestores, que reduzcan la dependencia de fuentes fósiles y la emisión de gases de efecto invernadero.

Reforestar y restaurar los ecosistemas nativos, plantando especies autóctonas que sean resistentes a la sequía y al fuego, que protejan el suelo y la biodiversidad, que capten carbono y que brinden servicios ecosistémicos.

Implementar prácticas agroecológicas, cultivando alimentos orgánicos que mejoren la seguridad alimentaria y la salud, que diversifiquen los ingresos y que fomenten la soberanía alimentaria.

Participar en redes comunitarias, fortaleciendo los vínculos sociales con los vecinos y las organizaciones locales, que faciliten el intercambio de conocimientos, experiencias y recursos, que promuevan la educación ambiental y la cultura local, y que generen resiliencia colectiva.

“Es importante que los dueños de parcelas de agrado se preocupen por establecer medidas que vayan en la lógica de proteger el medio ambiente, más aún teniendo en cuenta que la mayoría de los terrenos se ubican en zonas privilegiadas en cuanto a lo natural”, comenta Fonseca Vargas.

Las parcelas de agrado pueden ser espacios privilegiados para enfrentar el cambio climático desde una perspectiva integral, que considere los aspectos ambientales, económicos, sociales y culturales. De esta forma, se puede contribuir a la transición hacia un modelo de desarrollo más sostenible y equitativo para Chile y el planeta.

Comentarios

Deja el primer comentario

ingreso de usuario

Google reCaptcha: Clave del sitio no válida.