julio 13, 2024
inicionoticiasactualidadcultura popdeportesempresasopiniónpolíticatierra de campeonesalta suciedad

14

Jul

¿Quién fue realmente “La Tirana” del Tamarugal?

Imagen: La actriz peruana Magaly Solier, interpretó a la princesa inca en la película “Ñusta Huillac” del año 2012. Obra dirigida por el iquiqueño Juan Luis Muñoz.

Cuando se habla o intenta dilucidar por qué el nombre del poblado, muchos mencionan la historia recogida por Rómulo Cúneo Vidal y replicada por otros historiadores que habla de Diego de Almagro, en su recorrido hacia el descubrimiento de Chile desde el Cuzco, llevando en su tropa de cautivos al príncipe Inca Huillac Huma -último sacerdote que quedaba vivo y rendía culto al Inti- junto a su hermosa hija llamada Ñusta Huillac. Ellos al huir de las huestes hispanas se refugian en el bosque de los tamarugos, donde Ñusta Huillac organizó una violenta y vengativa rebelión para restablecer el poder de su nación, generando tal miedo en sus enemigos quienes al ver como actuaba le decían «Tirana del Tamarugal».


la 2La leyenda-mito dice que el fraile Antonio Rendón al descubrir las cruces de la sepultura de la princesa inca y su enamorado soldado portugués, preguntó el nombre del lugar y los nativos le indicaron que eran las tierras de “La Tirana”, pasando el sitio a quedar con ese nombre.

XXX
Sin embargo en los siglos posteriores surgieron otros relatos para explicar el origen del nombre del actual santuario, concordando en que el topónimo es originado por una mujer que tuvo gran influencia entre quienes le conocieron ejerciendo un tipo de poder, con tal fuerza e impacto social que le llamaron “La Tirana”.

Los relatos son recopilados de años 1907 y 1933, ambos publicados en el diario La Patria. En el caso del relato de 1933, las zonas que
aparecían absolutamente ilegibles están indicadas por corchetes […] en otros casos, entre
corchetes hacemos aparecer el posible texto a pesar de la ilegibilidad del texto original.

El análisis en conjunto y comparativo de ambos relatos, permite afirmar que el origen del nombre del pueblo, se debe a una mujer. ¿Quién es esta mujer? En el primero de los casos, ésta es regenta de un lugar de venta. Es por tanto, una comerciante, tiene su pequeño emprendimiento en el cual comercializa alcohol y alimentos. A quiénes vende. A los viajeros que traficaban por el territorio, que a causa de los procesos productivos y comerciales de la Plata de Huantajaya, trashumaban por el territorio de Tarapacá hacia y desde Bolivia y Argentina. De alguna forma, esta mujer, controlaba el comercio del lugar, lo que le permitía controlar los precios. Tenía una personalidad recia y era capaz, por sí misma, de administrar justicia ante quienes osaran poner en duda su negocio o, los correspondientes pagos la 3por los servicios prestados, aunque sus deudores estuviesen borrachos. Según el primer relato, esta mujer trabajaba sola, de ahí que, para poder enfrentarse a un mundo mayoritariamente masculino, debió asumir comportamientos rígidos y radicales. Ella misma debió poseer un temperamento y carácter tal, que su personalidad no pasó desapercibida, ni para los residentes del lugar ni tampoco para quienes requerían de sus servicios comerciales, a tal punto de llegar a ser llamada Tirana. A qué casta pertenecía esta mujer. El texto en particular, no lo dice.

Para la sociedad tradicional y aristocrática de Tarapacá y Pica, no sería posible aceptar que una mujer española estuviera sola entre hombres, regentando un negocio con tales características y prácticas poco éticas. Sería una india. Sabemos que, gran parte de los habitantes del pozo de la Tirana, por el registro de bautismo del lugar, al parecer eran indios. Tampoco es improbable que fuese una mestiza, negra liberada u alguna mulata o chola, de las varias que sabemos estaban asentadas en el lugar y habían conocido el negocio y las externalidades provocadas por la minería de Huantajaya. En lo personal, pensamos que esta mujer no debía haber estado sujeta socialmente a un comportamiento ético. Es decir, estaba liberada socialmente, no por beneplácito de su entorno social, sino porque su propia clase social de origen estaba fuera del marco ideal de conductas socialmente aprobadas. Esta mujer, esta Tirana, no es alguien como Lucía Solana, cuyo caso de injusticia, apremio, persecución y discriminación social, en el Huantajaya de fines del siglo XVIII y comienzos del XIX, ha sido estudiado por la historiadora e investigadora Patricia Rivera (1999). Lucía Solana, según la describe Rivera, era una mujer sola y que sin estar ligada a la autoridad de varón alguno, se dedicó al comercio y que:
…premunida de su única arma, su desafiante voluntad, se enfrentó a los designios de una patriarcal y machista sociedad arraigadamente minera, que creyó ver en ella un nuevo germen de distorsión o desatención social (Rivera, P; 1999: 156).

SOLA

la 4Al parecer, también esta mujer llamada la Tirana, tenían características semejantes, pero sobre ella no intervino ningún poder político o religioso, ni por su forma de llevar su negocio, ni por su condición de mujer sola, ni por su belleza y carácter.

Nuestra Tirana del mito no era una practicante religiosa, ni tampoco estuvo en contacto con ella y viceversa. No tiene otra norma ni otra ética, que ella misma y la de quienes fueron sus clientes y vecinos, son la medida de todas las cosas.

El mundo en cual vive es agreste, difícil, exigente, se trata de sobrevivir y, por ende, dado para los más fuertes y no para débiles. Esta Tirana, no se necesita convertirse a nada ni nadie porque vivió como Tirana y murió como tal y, su nombre se perpetuó en un pueblo que tomó su nombre.

Nuestra segunda Tirana, es distinta. Su mundo es un mundo tecnificado, de labores estables, civilizadas; de pozos de agua y estanques de lixiviación: el mundo de la Hacienda Beneficio. Su entorno social era un grupo humano de seres religiosos, conquistadores españoles y sus descendientes, mineros de Huantajaya, imbuidos de fe poderosa; constructores de templos y que nunca viajaban si no era en compañía de sus dioses. Esta Tirana, es descendiente de conquistadores, es de abolengo antiguo, rancio. Ella, no pertenece a su entorno, es su dueña, porque su esposo es un acaudalado minero, no está sola, es poderosa por el poder heredado de la tradición, la fortuna, la división del trabajo, la raza. Era noble, nada tenía de criticable. Su existencia y normas éticas estaban regladas conforme al mundo religioso y social en que vivía y, del cual, su clase social, era el más firme sostén. Sin embargo, esta mujer, poseía un mal carácter, era déspota y cruel. ¿Con quiénes era déspota y cruel? El relato afirma que, dicha mujer, se comportaba así con los indios, con aquellos que servían bajo las órdenes de su esposo.

la 5Mas su despótico proceder, era constantemente enjuiciado por su propio mundo. Era parte de una clase social que estaba obligada a cumplir con ciertas normas. Por otro lado, estaba su religión, estaban sus creencias, su Dios. Por tanto, internamente estaba propensa a un cuestionamiento ontológico. Así, dice el relato, un día la encontraron de rodillas ante la imagen de la Virgen; fue convertida definitivamente a sí misma, a los suyos, a su fe, al cristianismo. Podríamos decirlo de la manera siguiente: esta mujer era digna por su origen, por su crueldad se hizo indigna, pero volvió a su dignidad original por la fe. Aquí tenemos un arquetipo, un modelo, un ejemplo para las castas inferiores, del cómo una mujer poderosa e indómita, es convertida por Dios porque este es más poderoso y antiguo.

Del cómo una mujer cristiana, es finalmente devuelta a su tradición cristiana e inmemorial, representada en la imagen religiosa de una virgen, traída al lugar por otro español y cristiano, hacía más de ciento cincuenta años

170722

Comentarios

Deja el primer comentario

ingreso de usuario

Google reCaptcha: Clave del sitio no válida.