junio 23, 2024
inicionoticiasactualidadcultura popdeportesempresasopiniónpolíticatierra de campeonesalta suciedad

08

May

Si, tomé, no lo puedo negar: Dijo curita argentino en control de tránsito que manejaba sin documentos y arriba de la pelota

Un curioso y a la vez polémico hecho se registró en Argentina, donde en un control vehicular la policía detuvieron un vehículo que era conducido por arzobispo de Salta, Mario Cargnello donde reconoció que venía bajos los efector de alcohol, que en buen chileno es ‘arriba de la pelota y sin licencia de conducir, pero lo que llamó la atención fue que el efectivo lo dejo ir, sin cursarle una infracción, lo que a la vez molestó a las autoridades del tránsito.

“Fui a una cena. No lo puedo negar, que quiere que le diga”, le dijo el curita al policía, quien lo dejó ir a bordo de su camioneta. “Vaya nomás”, le contestó la autoridad vial, según consigna INFOBAE.

Pero eso no quedó ahí nomás, horas después el secretario de Tránsito municipal de Salta, Matías Assennato anunció que al policía se le iniciará un sumario y se intervendrá de oficio para aportar pruebas al Tribunal de Faltas, y que se evalúe si el curita tiene que ser sancionado.

CONTROL

El episodio ocurrió hace unos 10 días en un control en una céntrica avenida de Salta, pero el video en el que se observa toda la charla entre el monseñor y el policía se viralizó en las últimas horas.

“Vamos a ser firmes con esto. La ley se aplica igual para todos. El Intendente me instruyó que inmediatamente se actúe de oficio, más allá del acta que se labró por falta de documentación. Se tomarán también medidas respecto de un posible caso de alcoholemia contra el Monseñor y se remitirá todo al Tribunal de Faltas. Se iniciará sumario al agente para saber porque no se actuó como debería haberlo hecho. Vamos a ser implacables con esto”, dijo Assennato.

QUE SE DIJO

Luego de admitir que no tenía la licencia, Cargnello amagó con buscar el registro en la guantera, pero no había caso. El documento no apareció. Luego dijo: “Tomé”. Uno de los agentes le volvió a consultar: “¿Tomó algo?”. Fue entonces que Cargnello contó que “había cenado con amigos”. Lo más sorprendente fue lo que vino después. “Está bien monseñor”, le respondió el agente. “Por esta vez vaya monseñor”, agregó. “Le agradezco. Enseguida tengo que ir a la misa, a las 8”, dijo el religioso. Le dio la mano al oficial y luego siguió su viaje. Sólo le labraron el acta por no tener el documento. El test de alcoholemia brilló por su ausencia.

Comentarios

Deja el primer comentario

ingreso de usuario

Google reCaptcha: Clave del sitio no válida.