sábado - 04/12/2021

¡18 de octubre 2021: Confirma el derrumbe del Modelo! | Nelson Mondaca I.

¡18 de octubre 2021: Confirma el derrumbe del Modelo! | Nelson Mondaca I.

 NELSON MONDACA I.                                                                                                                                                                              (imagen Migra)


Nelson Mondaca columna
Nelson C. Mondaca Ijalba
nmonijalba@gmail.com

Masivas marchas pacíficas fueron fieles testigos de que el pueblo chileno sigue atento a los acontecimientos políticos del país:  Convención Constitucional, gestión y conducta de La Moneda, comportamiento del poder legislativo, el actuar del Banco Central y la carrera presidencial.   Agreguemos, el desempeño de otras instituciones y poderes del Estado, que siempre están dando que hablar por diversas razones.

A mi juicio, este 18 de octubre 2021, no fue de celebración, sino de conmemoración del 18 de octubre del 2019.  Esa es la lectura correcta.    Nadie puede celebrar el sufrimiento v el dolor de un pueblo.   Tampoco, caer en la mala interpretación de hechos relevantes para nuestra convivencia nacional.    Fueron millones de chilenos/as que salieron a las calles, una marea humana de trascendencia nacional, jamás vista en la historia de Chile.  Se tomaron pacíficamente el centro del capital, reclamando cambios de fondo en la marcha institucional del país.

Fue el poder de la ciudadanía en una jornada de movilización social muy profunda.    Aquí ningún partido político puede arrogarse la convocatoria del inmenso e histórico “Estallido Social”.  La gente salió a las calles, en todo el país, porque se alzó en rebeldía de tantas injusticias económicas, de sufrir la miseria y de ser parte de una sociedad que envejece en la pobreza más intolerable del mundo.   De una vez por todas, poner fin a la concentración de la riqueza y al rol de un Estado al servicio de los negocios.  La indignación de los marginados en contra del manejo político de La Moneda y del aburguesamiento de la política, se hizo presente con fuerza en todo Chile.

 

Fueron horas muy intensas, complejas y tremendamente difíciles.   Tal vez, fue el día en que el gobierno estuvo a punto de caer.   Se produjeron enfrentamientos entre manifestantes que marcharon hacia la Moneda y Carabineros por disolverlos, ahí estaban:  estudiantes universitarios y de la enseñanza media, gente de a pie y de cientos de contribuyentes en general, que sufrieron las consecuencias de su valentía y arrojo.  Se constataron serias violaciones a los derechos humanos.

 

Prosigo.  Terminada esta jornada pacífica y alegre del pueblo, avanzada la hora nocturna, tenemos una violencia de magnitud sideral, destrucción de ciertos espacios públicos y de múltiples saqueos a los locales comerciales, sin miramientos de ninguna clase, dando cuenta de las siguientes escenas:   un lumpen organizado, de bandas delincuenciales, de anarquistas desquiciados y de grupos de narcotraficantes.   A estos grupos, se suman pobladores hijos del frío y del hambre.    Como dice el refrán “a río revuelto ganancia de pescadores”.

Pero las circunstancias y el momento político del 18 de octubre del 2019 al 2021, a mi juicio es otro.   Hay que tomar en consideración acontecimientos y factores que, de una u otra manera, marcan nuestra historia, tres ejemplos a la vista: a) Un plebiscito consultando por las opciones, sí o no, por la aprobación de una nueva Constitución.  Por otro lado, quienes debían ser los Constituyentes en su redacción.  b)  La aparición del coronavirus -19.  Pandemia que trastoca toda nuestra existencia.    Un virus letal, traicionero y que se trasmuta.   Aún continuamos sumando más muertes.   c)  Los tres retiros de los Fondos de Pensiones de las AFP’s, nos marcan un antes y un después, frente a la negativa del Presidente Piñera.

Entonces, sostener que desde octubre del año 2019 al 2021, no ha pasado nada, simplemente se padece de una grave miopía política.

Por lo ocurrido este 18 de octubre (2021), miles salieron a conmemorar pacíficamente la fecha. Sin embargo, se repiten los hechos de violencia y los saqueos a centros comerciales y ataques a la propiedad pública.    Al final la noticia no es la marcha sino de cuántos locales y negocios fueron saqueados, en todo caso menos que el 2019.  De cuántos fueron detenidos esta vez con cerca de 20.000 policías dispuestos para sofocar los disturbios de actos delictivos.     En todo esto, algo no me cuadra.   Me da para pensar que, se está más bien “reaccionando que previniendo”.  En verdad, todo Chile condena enérgicamente los saqueos y los destrozos a la propiedad pública y privada.

Todo lo que está ocurriendo, por favor, no es causa de la senadora y presidenciable Yasna Provoste, por haber impulsado en su trabajo legislativo un “indulto” y tampoco del diputado y presidenciable, Gabriel Boric por hacer una visita solidaria a un detenido.  Inculpar a ambos políticos de los últimos actos delincuenciales, es francamente debilitar nuestra exigua democracia y meterse en la campaña presidencial.

Además, tal juicio proveniente de una autoridad de Gobierno, oculta las verdaderas razones del aumento de ciertas lacras sociales:  crecimiento del tráfico de drogas, más alcoholismo juvenil, delincuencia desatada, crimen organizado actuando a plena luz del día, existencia de mayor vulneralidad social y desprecio por la vida, cifras de un desempleo muy duro, nos debe hacer repensar nuestro camino futuro.   Se requiere de un nuevo compromiso nacional y de la grandeza de cada uno de los chilenos/as con nuestra nación.   Por nuestras familias y por amor a Chile, más que entrar en peleas chicas, todos debemos edificar una sociedad más justa y digna.

En consecuencia, cuando el actual modelo económico y político entra en su fase más crítica; se hace más patente su derrumbe.   Así veremos que las colusiones de empresas continuaran, la corrupción seguirá campeando, los delitos de cuello y corbata haciendo su “domingo siete”, más otras movidas para eludir impuestos millonarios en paraísos fiscales Aquí, en este derrumbe del modelo capitalista ultra salvaje, la impunidad es el pan de cada día.

Asimismo, mientras triangule el nepotismo y los políticos al servicio de la defensa de un mercado a merced de los más poderos, en estos tiempos, no será de perogrullo afirmar que continuara adelante la desintegración de nuestra sociedad.   En estas condiciones, la paz, la seguridad y la libertad se ponen en peligro.  Entonces, me pregunto ¿Dónde está el mal mayor y dónde nuestro mejor Bien?

Compartir
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingreso de Usuarios

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.

Contacto

24/7

Formulario de Contacto

Inscribete al Newslatters

Mantente informado con las noticias, notas y opiniones de El Sol de Iquique. No esperes más ¡INSCRIBETE!

Ingreso de usuario

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.