martes - 20/04/2021

Alma, corazón y vida (@plumaiquiqueña)

Alma, corazón y vida (@plumaiquiqueña)

@plumaiquiqueña


plumaiquiquena 1
@plumaiquiqueña

Los años 40, estuvo marcada por la lluvia más grande que recuerda la ciudad de Iquique. Los techos planos cubiertos por conchuela y arena, no resistieron tremenda hecatombe de la naturaleza. Fuera de las murallas de arena, se desarrollaba la segunda Guerra mundial, el Presidente de Chile, era el radical Pedro Aguirre Cerda; le tengo un cariño especial; debido a los incontables relatos de mi octogenaria abuelita; lo describía como un tipo sencillo, amable, cercano y preocupado por la gente.

El alcalde de Iquique por ese entonces, don Eloy Ramírez Ugalde, obrero y político comunista. La playa por antonomasia, El Colorado, no se quedaban atrás, los baños La Gaviota y Bellavista. Pueblo Nuevo era el barrio más lejano; por calle Latorre y Thompson hasta lo que hoy es Pedro Prado y el Cementerio 3.

Afortunadamente, con 39.000 habitantes, y después de la terrible lluvia, se inaugura un 3 de octubre, el nuevo hospital de Iquique. La otrora calle Baquedano, antes con el nombre de Huancavelica, desemboca en el océano, dando inicio al tránsito peripatético por El Camino y la bella Plaza Slava. Que fortuna disfrutar la fontana de gansos, la abundante arbolada, similar a la que brota en los tambores de agua, un verdadero oasis en las faldas del cerro moreno.

Que dicha ver por las calles de tierra, a vendedores en carretas con burros, ofreciendo con voces estridentes la deliciosa albacora fresca, cuentan los cavanchinos y coloraínos que la cazaban fácilmente con un palo. En la orilla del litoral, grandes y chicos sacaban las machas con los pies y el Longino entraba a la Estación del Puerto (o de la Aduana). En cada esquina comercial, era común saludar a yugoslavos, chinos, ingleses e italianos.

El ocio y la extensión de aquélla época, favorecía a la clase obrera, la cual, para matar el tiempo, buscaba desplegar las capacidades en fútbol, básquetbol, atletismo, boxeo, voleibol y natación. Todos querían ser campeones, de ahí que emerge, la frase que llevamos grabada en el pecho, “Tierra de Campeones”, pese a vivir en condiciones de pobreza y cesantía.
Sentimiento marcado con el bombardero de “Caleta Buena”, Arturo Godoy, el cual un 9 de febrero enfrenta a Joe Louis por el título mundial, en Estados Unidos.

En 1940, competían por alcanzar las estrellas, el club Yungay, Rápido, Norteamérica, Maestranza, Unión Morro, y La Cruz, entre tantos otros. Sin embargo, no solo hombres desplegaban este potencial deportivo, las mujeres también marcaron presencia y diferencia, con notables condiciones físicas, pero sobretodo con alma, corazón y vida, por alcanzar una estrella bajo el cielo de Iquique.

Compartir
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto

24/7

Formulario de Contacto

Ingreso de usuario

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.

Inscribete al Newslatters

Mantente informado con las noticias, notas y opiniones de El Sol de Iquique. No esperes más ¡INSCRIBETE!