martes - 18/05/2021

Andrés el bueno

Andrés el bueno

por Gonzalo Vallejo Legarreta

El lunes recién pasado viajó hacia las estrellas Andrés Aylwin Azócar, el más tenaz y consecuente militante de la Democracia cristiana. Un hombre valeroso e incansable luchador en la defensa irrestricta de los Derechos Humanos durante la oscura dictadura que alteró inhumanamente la estabilidad democrática de nuestro país. Un hombre respetado y de una invariable solidaridad que le llevó a trabajar en el campo judicial por los perseguidos militantes de los diversos partidos políticos que conformaban la Unidad Popular, el conglomerado humano y pensante que quiso construir un Chile más justo y equitativo, respetando sus creencias religiosas y filiaciones partidistas, quienes simplemente luchaban con espíritu democrático para alcanzar nuevamente la tan necesaria libertad. Andrés Aylwin, un buen católico, un noble ser humano, un hombre discreto y humilde, un político servicial y de profundas convicciones políticas, trabajó por la humanidad con lealtad y valentía Fue un ejemplo de dignidad y un estandarte moral para las generaciones futuras que aspiran a una política decente y respetable. Su accionar social sólo fue el reflejo de su gran capacidad para entender el servicio humano como un trabajo vital y transparente.
Andrés Aylwin Azócar perteneció al disidente Grupo de los Trece, militantes democratacristianos que se opusieron, con visión de futuro e inteligente comprensión política, al golpe militar firmando una Declaración contraria a la posición de la directiva del partido. ¡ Cuánta razón ! No se equivocaron. Con diáfana sabiduría comprendieron que la tiranía pinochetista trajo las consecuencias más execrables para nuestro país, que sigue anhelando profundas transformaciones sociales y culturales.
La soledad natural del hombre que ha perdido la luz ecuménica de su compañera de tantos años, acaecida hace poco tiempo, hizo que su vida comenzara a apagarse lentamente, esperando la muerte que le abrazó en un amanecer invernal y de frío letárgico. Como poetizó Javier Heraud, la esperó ”solidario y solitario”. Andrés Aylwin quedará en el recuerdo de un pueblo aplastado y minimizado por la execrencia política de aquel tiempo, quedando el ejemplo de su incansable lucha por plasmar en actos concretos los temas atingentes a su sólida formación católica. Optó por un cristianismo pobre, comprometiéndose con los que sufrieron persecuciones y que en última instancia significaba la tortuosa muerte si él no actuaba con su entrañable afecto por la causa de la liberación y de la esperanza.

Compartir
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto

24/7

Formulario de Contacto

Ingreso de usuario

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.

Inscribete al Newslatters

Mantente informado con las noticias, notas y opiniones de El Sol de Iquique. No esperes más ¡INSCRIBETE!