lunes - 02/08/2021

Con el diario del Lunes: El golpe

Con el diario del Lunes: El golpe

Por Roberto Bustamante

El partido contra la Universidad Católica de diciembre de 2016 no lo olvidaremos durante mucho tiempo. Ese golpe, ese 6 a 2 en contra que nos dejó sin nuestro primer campeonato de primera división, dolerá hasta que Deportes Iquique levante la única copa que le falta al club en el profesionalismo.

Hasta ese día, que se ve cada vez más lejano, nos seguirá dando vueltas la idea de que perdimos algo que nunca antes estuvo tan a la mano. Y no sé si es así también para los jugadores de ese plantel que continúan hasta el día de hoy vistiendo la celeste. No sé si ese golpe seguirá dando vuelta en sus cabezas y ese sea el motivo por el que hayan perdido mucho más partidos de los que han ganado, con la despedida del “Pillo” Vera de por medio. Porque de ser así el equipo debiese asumir que el pasado (el de equipo luchador, que no se rinde y que mete hasta los 90 minutos) es intrínsecamente decidor para construir su futuro futbolístico hasta como institución, que tiene por eslogan “Tierra de Campeones”.

Por tanto el pasado debe pesar para jugar representando ciertos valores del juego y no que se imponga como un fantasma cada fin de semana, el fantasma de que se estuvo tan cerca el poder ser campeón. Le pasó a Coquimbo Unido, que después de jugar una final de play off frente a la Unión Española, se fue a segunda y 15 años después todavía se mantiene en la categoría B. Y para ser justos de no ser por ese campeonato perdido en la puerta del horno y esos puntos sumados, los Dragones pudieron haber descendido el campeonato anterior (Transición 2017).
Todo esto es para pensar que independiente los técnicos y jugadores, estilos y estrategias, hay un factor psicológico que no se debe dejar de lado en instancias competitivas. El equipo actual dirigido por Guerrero sufre una especie de doble personalidad, porque cuando ataca se ve un equipo fresco, que hace mover el balón y una línea defensiva que acorta al equipo, pero que de pronto se mete atrás, con dos líneas de cuatro, faltando un tiempo completo por jugar. Lo de ayer en Antofagasta pudo haber pasado, para no ser tan categóricos, por una cuestión de confianza en lo que se tiene, ya que Iquique pudo perfectamente seguir parado en campo del rival, tratando de buscar el segundo gol, tal como lo hizo frente a Everton.
Ahora el tiempo apremia, ya que este fin de semana se enfrenta al puntero y de “local” en Calama. Para eso hay que reaccionar ya, abrir los ojos, sino Deportes Iquique tempranamente será candidato al descenso.

Compartir
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto

24/7

Formulario de Contacto

Ingreso de usuario

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.

Inscribete al Newslatters

Mantente informado con las noticias, notas y opiniones de El Sol de Iquique. No esperes más ¡INSCRIBETE!