domingo - 01/08/2021

¡Desempleo y el ingreso laboral! (Columna de Nelson Mondaca)

¡Desempleo y el ingreso laboral! (Columna de Nelson Mondaca)

NELSON MONDACA I.


Nelson Mondaca columnaEn estos días la Pontificia de Universidad Católica, por intermedio de su Centro de Encuestas y Estudios Longitudinales, dio a conocer una encuesta acerca del empleo y desempleo a nivel nacional. Los resultados son terriblemente negativos, superando la crisis de 1982. Así lo estima el profesor Máster en Economía de la entidad universitaria, David Bravo. Tenemos que, en forma directamente proporcional disminuyen los empleos por cuenta propia, principalmente trabajadoras de casa particular, retroceso de la mujer al campo laboral comercio e industria y un frenazo de la incorporación de los jóvenes al empleo formal. Estamos hablando de más de tres millones de cesantes y que perfectamente pueden superar los cinco millones. Es un panorama muy dramático y triste. Nuestra república desde el año pasado mostraba una situación crítica y compleja. Fue así como el 18 de octubre pasó a la historia. Nos mostraba algo que ahora ya todos sabemos, un país donde los cimientos del modelo económico neoliberal entraron a naufragar. Las estructuras políticas con el paso del tiempo no fueron capaces de sostener la estabilidad institucional y la paz social. Chile se puso a la cabeza de las injusticias al tener el récord de ser uno de los países más desiguales del mundo. No quiero detenerme en estas altas cifras históricas de desempleo. También resulta fácil culpar al actual Gobierno de las problemáticas coyunturales de la mayor cesantía de la historia en Chile. En mi opinión, no se puede culpar al gobierno de turno de toda esta crisis, pues para ser justos, sin tener en consideración a la misma pandemia del coronavirus. A lo anterior, sumemos que resulta imposible ignorar otros elementos técnicos que, se conjugan como factores propios de una economía en decadencia, erosionada; en franco derrumbe administrativo y político, fuertemente afectados en sus bases constitucionales. A la vez, la ciudadanía busca mayor participación, libertad y mejores oportunidades de vida. Surgen los problemas en contra la corrupción, el rechazo de la tercera Cámara instalada en el Tribunal Constitucional. Un pueblo que no aguanta más las pensiones miserables, un mar de gente que van exigiendo cambios que profundicen la verdadera democracia, dentro de una sociedad castigada por unos pocos dueños del poder económico. El famoso “mercado laboral” hoy por hoy está por debajo del suelo. Nos enfrentamos a la peor crisis económica que haya tenido nuestro país. Es algo demasiado grave y serio. No se trata de caer en los simplismos políticos. Sin embargo, siempre existirán algunos factores que servirán de guía y que no podemos dejar a un lado. Por ejemplo, que los ricos serán más ricos, en esa misma línea, los pobres serán más pobres. En medio de esta crisis recesiva hay que tomar en cuenta que la jornada laboral de 45.00 horas, también, ha sido impactada. Se han producido cambios y la flexibilidad laboral recorre otro camino impuesto por la supremacía de la realidad. Por un lado, estamos enfrentados a la dignidad, y por otro, a la perversa precariedad salarial. Las remuneraciones se ajustaron a estos horarios laborales y el teletrabajo impacta las remuneraciones. En vez de mantenerse y/o ligeramente subir, tenemos que han transitado hacia la baja. Entonces, en general tenemos una fuerte cesantía integral que involuciona hacia la pobreza generalizada. Nuestro estado subsidiario hace agua por los cuatro costados. La ultraderecha ciega y autoritaria extrema la cuestión social. Es cosa de ver con lo sucede en el conflicto de la Araucanía y los pueblos originarios de nuestro amado Chile. Amigos y amigas, hay que asumir nuevos compromisos, necesitamos de la voluntad de toda la ciudadanía para salir adelante. Busquemos superar los actuales difíciles momentos más allá de intereses políticos. Tengamos presente que no será de un solo aliento y de unos meses para otros. Debemos ser capaces mirar el futuro y encontrar la salida para construir un estado más social, benefactor y solidario. No es cuestión de discurso y manipulación de la propaganda; los sufrimientos, el hambre y la pobreza hasta ahora van ganando la batalla. También se pierde la batalla cuando se llevan meses en cuarentena, porque, el ser humano necesita ser un ciudadano libre…]]>

Compartir
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto

24/7

Formulario de Contacto

Ingreso de usuario

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.

Inscribete al Newslatters

Mantente informado con las noticias, notas y opiniones de El Sol de Iquique. No esperes más ¡INSCRIBETE!