sábado - 25/09/2021

“El Diablo anda suelto en el Puerto” | @plumaiquiqueña

“El Diablo anda suelto en el Puerto” | @plumaiquiqueña

@plumaiquiqueña


Gracias a la película ” El exorcista”, he tenido miedo desde niña al Diablo, Belcebú, Satanás o Ángel caído. Por si fuera poco, la figura iconográfica medieval con cuernos, cuerpo y cola es aterradora. Sin embargo, existen unos diablos tiraneños muy amables, dicharacheros, traviesos, alegres, danzantes, posan para todas las fotos, ladrones de polulos y protagonistas de cuantas comparsas hay de fe y colores. Este diablo le baila a la Virgencita para pagar sus fechorías y obtener el tan anhelado perdón.

Los diablos sueltos o demonios danzantes son los más antiguos junto con los Chunchos y Morenos. Su data deviene de los pueblos y culturas prehispánicas. A partir del año 1600, la fiesta se transformó al catolicismo. Los diablos sueltos son 100% chilenos, las diabladas por el contrario son de origen boliviano.

La danza de los diablos sueltos, corresponde precisamente a bailarines que no están asociados a ninguna cofradía o sociedad religiosa de la Tirana. Suelen vestir con trajes de raso o gabardina rojos, con pantalones bombachos, camisa, pechera, guantes, faldellín decorado con lentejuelas y espejos, botas o zapatillas. Llevan una capa que posee adornos bordados con motivos religiosos, andinos, junto con una máscara de yeso, de figura demoníaca con rostro humano. Circulan alrededor de las cofradías, siguiendo el ritmo que acompañan a bailes como chunchos, gitanos, morenos, indios y pieles rojas. Piden permiso al Caporal para realizar el baile. Pueden ser mujeres y hombres de cualquier edad.

El viento sopla distinto, la chusca desaparece, la luna se pierde en la noche y las estrellas se refugian en el centinela de la ciudadela.

Este año el diablo suelto baila impaciente por las calles del Puerto, la Pandemia ha cerrado las puertas de la bendita Iglesia. El baile a la virgen se guarda en una cinta, en una estola, en un velo o en un escapulario milenario, la ruta de la fe regresa a casa con añoranza y la Chinita se queda solita cuidando la morada del cristiano para el próximo año.

Compartir
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingreso de Usuarios

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.

Contacto

24/7

Formulario de Contacto

Inscribete al Newslatters

Mantente informado con las noticias, notas y opiniones de El Sol de Iquique. No esperes más ¡INSCRIBETE!

Ingreso de usuario

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.