junio 14, 2024
inicionoticiasactualidadcultura popdeportesempresasopiniónpolíticatierra de campeonesalta suciedad

24

Sep

¡El Presidente Boric ante las Naciones Unidas!| Nelson Mondaca I.

Nelson Mondaca columna
Nelson C. Mondaca Ijalba
nmonijalba@gmail.com

Terminado el 18 y 19 de septiembre, nuestras Fiestas Patrias quedan tan solo en el recuerdo de quienes hemos nacido en este lindo y largo territorio. Un país de contrastes y de sueños, de alegrías y tristezas. Un país, donde los chilenos y chilenas, buscamos el verdadero bienestar y la valiosa felicidad, tanto como, la justicia y la construcción de una sociedad más justa y humana.

En la ruta de este anhelado destino, hemos padecido el dolor de la pobreza y de la miseria más brutal. Es más, la sagrada vida ha sido abatida por la fuerza de la violencia del poder de las armas, con Gobiernos de derecha al servicio del gran capital nacional y extranjero. Cada día que resplandece en primavera, en nuestras playas y/o en los bosques, en la cordillera y en el desierto, frío y calor, nos enorgullecen los Premios Nobel: Gabriela Mistral (1945) y Pablo Neruda (1971).

Los que somos sobrevivientes de la cruel dictadura, me parece que valoramos con singular sentimiento estos logros literarios a nivel mundial. En lo más recóndito de nuestra cultura, emergen la figura de Violeta Parra y de Víctor Jara. Son testimonios de la trascendencia de la belleza de nuestra música, tesoro folclórico y popular.

Es imposible pasar por alto, el discurso del Presidente Salvador Allende ante la ONU en pleno siglo XX. (4 Dic.1972). Han pasado los años. Mantengo viva la memoria, cada vez que tengo la oportunidad de ver aquellas imágenes y escuchar el “metal de su voz”, me interpreta profundamente en todo sentido. Increíble pero cierto. Por primera vez, veo que un Plenario de la Asamblea General de las Naciones Unidas, se pone de pie aplaudiendo a un orador con solemnidad asombrosa. Creo que por sus principios y consecuencia, estuvo a la altura de uno de los mayores políticos y estadista del mundo, tal como, lo fueron Mahatma Gandhi y Nelson Mandela. En este escenario se ganó el respeto internacional.

Como para tener grabadas estas palabras en un marco de preciado cobre: “Vengo de Chile, un país pequeño, pero donde hoy cualquier ciudadano es libre de expresarse como mejor prefiera, de irrestricta tolerancia cultural, religiosa e ideológica, donde la discriminación racial no tiene cabida…”. El discurso es más extenso, se compone de aproximadamente de 34 de hojas tamaño carta. Es una obra magistral, inspirador, elocuente en sus datos económicos y de denuncia fidedigna del bloqueo capitalista imperialista.

Por estas razones, la concurrencia del actual Presidente Gabriel Boric, a la ONU, estaba cruzada por la trascendencia del golpe de estado acontecido 50 años atrás. Nos guste o no, después de 50 años, bajo el actual Gobierno de EE.UU., se reconoce que bajo la presidencia de Richard Nixon, (1969-1974) la intervención norteamericana en el colapso de nuestra democracia y la instalación sangrienta de la dictadura.

Hoy vivimos otros tiempos. Sin embargo, hay condiciones objetivas políticas, son en teoría análoga, a las que existían hace 50 años. El país sigue siendo una nación en desarrollo y dependiente de poderosas trasnacionales. Tiene una inflación que remece los cimientos del crecimiento y pese a los esfuerzos del actual Ministro de Hacienda, don Mario Marcel, los enclaves económicos de los Chicagos Boys en dictadura, siguen su campeando después del retorno a la democracia. Las tasas de cesantía y la desindustrialización son un gravísimo problema para avanzar en la senda del Desarrollo. Vamos, de paso a un breve paréntesis.

Entonces, tenemos por un lado que la derecha y su sector ultra neoliberal, se apodera del extremismo neoliberal e incluso impone su criterio ideológico porque tiene mayoría en el Consejo Constituyente. Por ejemplo, se prohíbe el derecho a huelga de los trabajadores, por otra parte, se involuciona con el derecho maternal de la mujer; abortar por situaciones que hoy ampara la ley. Así suma y sigue con otras alarmantes aberraciones.

En fin, dejaré para una próxima oportunidad una opinión más extensa sobre lo que están aprobando los Republicanos como texto Constitucional y que será sometido a Plebiscito. Para mi este Consejo Constitucional, tiene luz roja, desde principio a fin. El pueblo, se opuso a que los políticos del parlamento participaran en la redacción de la nueva propuesta y carta Constitucional. Este referéndum se lo pasaron por donde quisieron, junto a la voluntad mayoritaria del pueblo.

De regreso del paréntesis. Nuevamente estoy con el Presidente Gabriel Boric. Su intervención estuvo centrada en tres grandes ejes: 1) El cuidado de la Democracia. 2) La toma de medidas en contra la crisis climática. 3) Establecer consensos multilaterales para un marco ético al desarrollo y cambio tecnológico.

Referente a su discurso extraigo, por su importancia, lo siguiente. “Aprendimos a través de nuestra historia también, que la democracia es frágil, que no está garantizada para siempre y que por tanto, debemos cuidarla, que la violencia no es aceptable como forma de opción política en democracia y que debe siempre prevalecer el diálogo entre quienes piensan distinto, lo que también aplica a las relaciones entre países. Por eso, quiero reafirmar la vocación profunda de Chile por el multilateralismo, los mecanismos pacíficos de solución de controversias”.

Asimismo, puso debido énfasis en la preservación de los equilibrios ecológicos para prevenir catástrofes naturales y la responsabilidad que compete a los países. Finalmente, abordó la sana convivencia entre naciones, aferrándose a los principios democráticos tanto internos como externos y a la solidaridad entre pueblos hermanos.

En mi humilde juicio, fue un discurso profundo y muy bien elaborado. Como suele suceder en política: Controvertido. Especialmente, cuando se aborda la guerra entre Rusia y Ucrania
Por ahora me retiro a mis aposentos. Me siento orgulloso de mi joven Presidente Gabriel Boric y espero todavía lo mejor de su gobierno. Las tareas son duras y muy difíciles, toda vez, que la gente espera urgentemente soluciones a sus demandas sociales y la democracia se cuestiona por muchas razones. Mis amigos y amigas, me despido hasta la próxima semana. Muchas gracias.

Comentarios

Deja el primer comentario

ingreso de usuario

Google reCaptcha: Clave del sitio no válida.