viernes - 07/05/2021

El síndrome de Wendy: el gran dilema de la esposa, madre y ama de casa perfectas (Columna Dr. Franco Lotito)

El síndrome de Wendy: el gran dilema de la esposa, madre y ama de casa perfectas (Columna Dr. Franco Lotito)

Dr. Franco Lotito C. – www.aurigaservicios.cl
Académico, escritor e investigador (PUC-UACh)


FOTO FRANCO LOTITO OCT. 2020
Dr. Franco Lotito C. – www.aurigaservicios.cl
Académico, escritor e investigador (PUC-UACh)

Tal como lo indica el título, el síndrome de Wendy se manifiesta a través de la necesidad que experimentan algunas personas de satisfacer al otro de una manera casi absoluta, principalmente –aunque no exclusivamente– a la pareja y a los hijos. Esta conducta se debe, generalmente, al miedo que tienen estas personas al rechazo y al abandono, y –por razones culturales–  se advierte con más frecuencia en las mujeres que en los varones.

Aún cuando  estamos frente a una conducta que puede aparecer como “atractiva” ante los ojos de algunas personas y no representar un problema conductual que revista de gravedad, el Dr. Dan Kiley, psicólogo norteamericano, relaciona esta conducta femenina de sobreproteger a los hombres de su vida como si fueran sus madres, con el “síndrome de Peter Pan”, es decir, aquellos individuos –varones o mujeres– que no quieren crecer, que quieren permanecer siendo niños por siempre, quienes, por lo tanto, no desean asumir las responsabilidades propias de la adultez. Bajo estas circunstancias, aparece entonces una persona –que puede ser un hombre o una mujer– que se encarga y se hace responsable de hacer todo aquello que el primero no quiere hacer.

El Dr. Kiley, autor de los  libros “El síndrome de Peter Pan. Hombres que no crecieron jamás” y “El dilema de Wendy” señala que a las personas que padecen el síndrome de Wendy les resulta muy difícil controlar el rumbo de sus propias vidas, en función de lo cual, se enfocan en tratar de controlar la vida de otras personas.

Al investigar las causas de esta conducta, a menudo se constata que el origen del síndrome de Wendy se encuentra en el pasado de quienes lo sufren, es decir, en sus familias de origen, familias que hicieron sentir al sujeto como alguien que fue excluido, descuidado y desprotegido, a raíz de lo cual, en sus vidas como adultos intentan compensar la falta de afecto, protección y dirección que experimentaron de niños, asumiendo y tomando el “rol de padres” que el sujeto siente nunca  ha tenido.

Algunos ejemplos del síndrome de Wendy pueden ser advertidos en las siguientes conductas: la dueña de casa que se hace cargo de todas las tareas y responsabilidades del hogar para que la pareja o los hijos no tengan que hacerlo; la “madre helicóptero”, es decir, aquella madre (o padre) que está siempre revoloteando en torno a los hijos y que se preocupa con total devoción de organizar todas y cada una de las actividades de sus hijos, buscando que todo esté planificado y debidamente agendado: actividades extra curriculares, salidas de verano, grupos de amigos con lo que pueden o no jugar sus hijos; es la persona que asume todos los deberes y  que toma todas las decisiones; es la madre (o el padre) de familia que le hace las tareas a los hijos, que los ayuda con sus proyectos escolares, que se preocupa de despertarlos en las mañanas para que no lleguen tarde al colegio, buscando hacerles la vida lo más fácil y placentera posible.

A causa del temor que experimentan las personas con el síndrome de Wendy al rechazo, al abandono y a no sentirse queridas, lo que buscan en forma exagerada es agradar y complacer a los demás, al mismo tiempo que sienten la necesidad de aprobación y aceptación por parte de las personas de su entorno cercano, lo cual, impulsa a esos individuos a convertirse en “personas imprescindibles”, a raíz de lo cual, evitan a toda costa que los demás se molesten, esforzándose en complacer todos sus deseos.

De acuerdo con los análisis del Dr. Kiley, resultaría ser algo habitual que “detrás de la existencia de un Peter Pan haya una Wendy”, con la finalidad de que ésta haga todo aquello que aquél que hace de Peter Pan no desea hacer y que, además, se responsabilice por todo aquello que dicho sujeto evita.

Dado el hecho que las mujeres afectadas por el síndrome de Wendy se sienten responsables por el bienestar de “sus hombres”, ellas pueden experimentar un gran sentimiento de culpa cuando no pueden cumplir con todas sus tareas. Además, tienden a mostrarse muy conformistas con su situación de vida, siendo capaces de justificar todos los sacrificios, cansancio, sufrimiento y agobio al que están sometidas en aras del amor que sienten por los suyos. En función de esta realidad, no resulta para nada extraño que estas mujeres –que quieren ser perfectas esposas, madres y amas de casa– tengan una pareja, un marido o un hijo con el síndrome de Peter Pan.

Algunos rasgos típicos de la presencia del síndrome de Wendy son los siguientes:

  1. La persona entiende el amor hacia el otro como un constante sacrificio y resignación ante su sufrimiento, manifestando su sentir y dolor a través del llanto.
  2. El sujeto se siente como alguien imprescindible en la vida de los demás.
  3. Busca evitar a como dé lugar que los demás se molesten o incomoden con ella.
  4. Puede deprimirse ante la falta de atención por parte de los demás, ya que depende en gran medida de la aprobación y aceptación social por parte de terceros.
  5. Es una persona que insiste en hacer las tareas que corresponden a otros, asumiendo las responsabilidades propias de la otra persona.
  6. Pide perdón por todo aquello que no ha logrado hacer o que no ha sabido hacer.
  7. Son personas que terminan por adoptar el rol de padre o madre de la pareja.

Digamos, finalmente, que si aquellas personas que sufren de este síndrome desean liberarse de esta condición, el primer paso que deben dar, es aprender a controlar y manejar sus miedos al abandono y a la soledad, por cuanto, de acuerdo con los expertos en el tema, la ansiedad, la culpa y la tristeza son algunas de las emociones con las que deberán lidiar y comenzar a superar. Paralelamente, es preciso que las “Wendys” sean capaces de aprender a  tolerar el malestar que les causa la posibilidad de ser rechazadas, en función de lo cual, otro paso muy importante a dar, es buscar la forma de aumentar y mejorar su autoestima, un aspecto que debe ser trabajado en el proceso psicoterapéutico.

Si bien a estas personas no les resulta fácil llevarles la contraria a aquellos individuos por quienes siente afecto y que están acostumbradas a agradar, es preciso que comiencen a desarrollar ciertas habilidades sociales que incluyan la “asertividad personal”, es decir, aquella cualidad que permite expresar un adverbio de dos letras: “¡No!”, cuando corresponda y con quien corresponda. La razón de lo anterior es muy fácil de comprender: el síndrome de Wendy tiende a limitar severamente la vida de aquellas personas que lo sufren, por cuanto afecta –de manera notable– su calidad de vida, ya que a medida que transcurre el tiempo, comienzan a surgir fuertes sentimientos de frustración e insatisfacción por el pobre estilo de vida que la persona está llevando.

Compartir
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto

24/7

Formulario de Contacto

Ingreso de usuario

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.

Inscribete al Newslatters

Mantente informado con las noticias, notas y opiniones de El Sol de Iquique. No esperes más ¡INSCRIBETE!