sábado - 18/09/2021

El último entierro del Rey (@plumaiquiqueña)

El último entierro del Rey (@plumaiquiqueña)

@plumaiquiqueña


plumaiquiquena 1
@plumaiquiqueña

La Pandemia nos arrebató el verano 2021 y también la alegría de los carnavales del Morro y El Colorado. No obstante, en el año 1960, el fulgor de las voces de mujeres, hombres y niños se albergó en un club de barrio llamado ” Club Unión Ramírez “, ubicado en calle Riquelme con Ramírez, cuyo presidente de la época era el señor Virgilio Rosso, lo secundaba Don Antonio Rivera, el gran “Cabecita de Buque”, ya fallecidos.

“Club “Unión Ramírez ” cobijó a los barrios, Manuel Rodríguez, Riquelme y Aníbal Pinto. En el verano de 1960, se realizó el entierro del Rey Momo. Por esos años, el Iquique de techos planos, tenía 60 mil habitantes, cada uno con una etiqueta o un apodo. Existían tanto chutes como apodos; el Chute Gato; el Chute Maleta; el Chute Bate; el Chute Pepe; el Chute Juani y el Chute Moganbo. La previa del entierro comenzaba dos días antes del miércoles de cenizas, aquí participaba todo el barrio, nadie se salvaba, sacaban las tinas, bateas y baldes.

Después la gente se iba a enjuagar, a tomar el Lonche e ir al “Camino” para seguir con la challa nortina. El martes era el día de los picados, se jugaba con Anilina, se hacían globos de agua, como también proyectiles confeccionados con papel volantín, engrudo, harina y un palo de escoba.

El miércoles de cenizas era de los curitas, ungían cenizas en la frente. El día sábado, se celebraba el “Gran Malón “. Bertita Guzmán, ofrecía su casa y champañita para todos los comensales.
El día domingo, desde muy temprano, se aglomeraban los vecinos en el club, con ansias de participar, brincar como un juglar, correr como el ave fénix, con un puñado de harina, bailar al ritmo de un tambor en ferviente comunión con la comparsa. La procesión partía en calle Riquelme, doblaba por Obispo Labbé, bajando por calle Manuel Rodríguez hasta el Camino.

El Chute Gato iba llorando como la viuda, colocándose las lágrimas de una lámpara, el chute Tondorito iba disfrazado de Cantinflas y tantos hombres alrededor ,vestidos de vistosas mujeres. El peregrinaje encuentra el final, en un lugar ubicado al costado de los baños “La Gaviota “, me refiero a la”Poza de los zorros “, el nombre lo pusieron por un grupo deportivo llamado “Los Zorros de Unión Ramírez “. Con pañuelos al viento, despedían al Rey en la inmensidad del océano. Con él, mueren las penas, las falsas ilusiones, los enojos, las culpas, el sarcasmo y las traiciones. A Rey Muerto, almuerzo listo, la tallarinada de la Bertita y la señora Fresia sorprendía a los participantes.

El Chute Bate, el chute Maleta y el gringo Rosso se encargaron de mariscar y traer las bondades a una hendidura grande llamada perol, de ahí radica su nombre. Con la guatita llena y el corazón contento, los hijos del Carnaval procedieron a jugar como verdaderos niños, al cucurumeme, al quechi, las naciones y el ‘corre, corre la huaraca’. Esta fiesta aún se recuerda en las calles de antaño, a pesar del entierro del Rey Momo, del fallecimiento de vecinos y la apatía de los nuevos forasteros.

El club Unión Ramírez. desapareció dos años después.


Agradecimientos por su historia a Lilian, Berta y Charles Álvarez Guzmán. Vecinos de ese Barrio.

Compartir
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias Relacionadas

Ingreso de Usuarios

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.

Contacto

24/7

Formulario de Contacto

Inscribete al Newslatters

Mantente informado con las noticias, notas y opiniones de El Sol de Iquique. No esperes más ¡INSCRIBETE!

Ingreso de usuario

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.