junio 15, 2024
inicionoticiasactualidadcultura popdeportesempresasopiniónpolíticatierra de campeonesalta suciedad

23

Mar

Elena Caffarena defensora de los derechos políticos de las mujeres, especialmente en la lucha por el derecho a voto.

Elena Caffarena nació en Iquique el 23 de marzo de 1903. Cursó la Educación Secundaria en el Liceo N° 4 de Santiago. Ingresó a la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile y en 1926 se tituló de abogada con distinción máxima, convirtiéndose en una de las primeras 15 profesionales del derecho de la República. En 1929 se casó con el abogado Jorge Jiles, con quien tuvo tres hijos. Fue fundadora del Movimiento pro Emancipación de la Mujer Chilena (Memch), de la Federación Chilena de Instituciones Femeninas (Fechif) y de la Fundación de Protección de la Infancia Dañada por los Estados de Emergencia (Pidee). Además, escribió sobre la situación de la mujer bajo el régimen matrimonial, y su derecho a pensión alimenticia al abandonar el hogar, entre otros temas. Murió el 19 de julio de 2003, a los cien años de edad.

 


En su actuar público, Caffarena se convirtió en una abogada destacada, líder feminista y defensora de los derechos humanos. Hoy es recordada como una de las figuras más relevantes en la lucha por el voto femenino en Chile. A inicios del siglo XX, la situación de las mujeres era sumamente desventajosa en la vida política, económica y cultural del país, con respecto a la población masculina. No obstante, desde 1877 el Decreto Amunátegui permitió a las mujeres el ingreso a la universidad. Esto les permitió acceder a niveles de formación más altos, lo que favoreció una intensificación de la lucha feminista por la igualdad de derechos legales entre hombres y mujeres. Fue en la universidad donde Caffarena tomó conciencia de la inferioridad de la mujer frente a la ley, razón por la cual decidió comprometerse con el movimiento feminista que comenzaba a gestarse.

En 1935, Elena Caffarena formó parte del movimiento fundador del Movimiento pro Emancipación de la Mujer Chilena (Memch), y asumió la secretaría general de esta organización, cargo en el que se mantuvo hasta el año 1941. El Memch se constituyó, durante las décadas del 30 y 40, como el principal referente en la lucha por el voto femenino. Así, llevó adelante una importante labor de difusión mediante concentraciones masivas, actos públicos y la edición de la revista La Mujer Nueva, que denunció la discriminación permanente que enfrentaban las mujeres en el espacio público. El Memch desarrolló principalmente una labor reivindicativa, desmarcándose del movimiento femenino acostumbrado a solicitar “concesiones”. El año 1944, la organización se hizo parte en la fundación de la Federación Chilena de Instituciones Femeninas (Fechif), que estableció la Comisión de Defensa de la Mujer, dedicada a atender denuncias de mujeres que fueran vulneradas en sus derechos laborales.

El día 8 de enero de 1949, durante el gobierno de Gabriel González Videla, se firmó el proyecto de ley Nº 9.292, que concedió derechos políticos plenos a las mujeres de nuestro país, en un acto público celebrado en el Teatro Municipal de Santiago. Irónicamente, Elena Caffarena no fue invitada a dicho acto. El año anterior había sido aprobada la Ley Nº 8.987 de Defensa Permanente de la Democracia, que eliminaba de los Registros Electorales a todos los miembros del Partido Comunista. Si bien Caffarena no militaba en ningún partido, sí lo hacía su marido, y ella había emprendido su defensa junto a la de otras víctimas de relegación y privación de sus derechos ciudadanos.

Caffarena protestó públicamente enviando una carta titulada “Defender personalmente la causa”, en la que rechazaba la “Ley maldita” pues esta mancillaba la democracia. La incesante lucha de Elena Caffarena por los derechos humanos no concluyó con la obtención del sufragio femenino. Sus intereses también atendían a otras cuestiones de orden general, y en 1979 creó la Fundación de Protección de la Infancia Dañada por los Estados de Emergencia (Pidee), destinada a ayudar a niños, niñas o familiares de víctimas de violaciones a los derechos humanos. Hasta sus últimos años, si bien se mantenía alejada de la coyuntura política a causa de su avanzada edad, Elena Caffarena continuó siendo un referente para el movimiento feminista chileno y latinoamericano, y conservó su visión acerca de la emancipación de la mujer, que fue un ejemplo para la sociedad del siglo XX.

INDH

Comentarios

Deja el primer comentario

ingreso de usuario

Google reCaptcha: Clave del sitio no válida.