lunes - 26/07/2021

¡Mes de Julio pasará a la Historia! ¡Columna Nelson Mondaca I.

¡Mes de Julio pasará a la Historia! ¡Columna Nelson Mondaca I.

NELSON MONDACA I.


Nelson Mondaca columna
Nelson C. Mondaca Ijalba
nmonijalba@gmail.com

El presente mes de Julio, del año en curso, será tremendamente importante en los anales de nuestra historia republicana. Los que son líderes políticos lo saben perfectamente. De hecho, son numerosos los actos y movilizaciones que se desarrollarán este domingo 4. Comienza a sesionar la Convención Constituyente. No se trata de magnificar esta reunión por darse un gustito personal, menos aún, tratar de dar mayor protagonismo público a sus miembros por el sólo hecho de ser Constituyentes.

En verdad que este día domingo 4, no será como otro cualquiera del año. Me imagino, que quienes estuvieron por oponerse al cambio de la actual Constitución, por cierto, no todos, les debe molestar en lo más profundo, la naturaleza, honor y propósito de la Convención. Por cierto, esta Convención es un lugar común, un hemiciclo donde, convergen y cohabitan intereses, pensamientos e ideologías políticas contrapuestas. También, un recinto con un salón central, de argumentos y contra argumentos, de encuentros y desencuentros, de pesos y contrapesos. Un sitio de tolerancia deliberativa, de conversación y de polémicas. En todo caso, todos los participantes o Constituyentes tienen un mandato ciudadano. También, será un lugar de lucha de poder y de votaciones.

Desde mi punto de vista, los Constituyentes tienen en sus manos una enorme responsabilidad democrática en construir el mejor sistema jurídico político aplicable al Gobierno y a los otros poderes del Estado. Por cierto, los despóticos no toleran normas legales seguras y estables, la cual esté por encima de su voluntad.

Punto aparte. Lo que pienso en general de los Constituyentes; Son personas con vocación de servicio público y con virtudes de justicia, honestidad, templanza humana y altísimo sentido común. Quizá, su mayor virtud, sea la virtud del amor al pueblo, al país y a la justicia. Bajo tales cualidades, debiera ser lo que marque el movimiento y accionar de los Constituyentes.

Van a debatir para escribir la nueva Carta Fundamental de Chile. Es una enorme tarea, compleja y de inimaginable dificultad. Se debiera tener en cuenta, lo reitero, que van escribir las leyes que regirán al Estado, a los Gobiernos y a las diferentes instituciones y poderes públicos. La mayor de todas las leyes, como dicen los estudiosos del Derecho “La madre de todas las leyes”. Son muchas materias fundamentales, que se unen en varios capítulos, la actual tiene 14, pero que a la vez son independientes.

Aquí, me detengo un momento. Recuerdo vagamente una enseñanza de mis años secundarios, Educación Cívica, en la Escuela Industrial de la ciudad, (EDISI) en la lejanía del tiempo, cuando Charles Chaplin en un encuentro con Albert Einstein, le dice al sabio matemático y físico: “A mí me aplauden porque me entiende todo el mundo, mientras que a usted no lo entiende nadie…”. Han pasado los años y todavía, veo a veces, con cierta frecuencia, discusiones absurdas y distorsionan los caminos que buscan de verdad los entendimientos. Se quedaron atrapados en la oscuridad del odio de “la guerra fría”. Reviven un pasado cómo si el mundo se hubiera detenido a fines del siglo XIX y siglo XX.

A propósito de los miembros de la Convención, no hay que ser un genio para darse cuenta que entre los Constituyentes hay diferencias de escolaridad. Los que son más cercanos y son del pueblo, por supuesto hay varios que no son de utilizar un lenguaje pulcro, de términos técnicos y de recurrir a las estrategias de la cultura superior del alto perfil del Derecho. Un simple consejo, no hay que tener temor y miedo a nada. Decir y hablar lo que uno siente y piensa. Fuerte, claro y con respeto. Cuando uno envejece, creo que la inteligencia cubre mejor todos los campos de la vida.

Soy partidario, que los Constituyentes que desean tener “asesores” los tengan. Sí en cosas menores y en el trabajo legislativo para dar mayor precisión jurídica, se necesitan especialistas, entonces, porque oponerse a tal trabajo. He escuchado voces críticas más pasionales que en función de la razón, enlodando la función de los Constituyentes por solicitar “asesores”.

Es la primera vez a lo largo de toda nuestra historia republicana, que la Constitución será fruto del pueblo. Hay un cambio de poder. La ciudadanía que depositó su confianza en el candidato/a a Constituyente ahora verá su desenvolvimiento en estas asambleas y reuniones generales. Existe la plena confianza en ellos y ellas. La opinión pública podrá enterarse del obrar y pensamiento de cada Constituyente.

También es un hecho indiscutido, irrefutable, singular e histórico, la representación de los “pueblos originarios”. En esta misma argumentación, por añadidura es la “paridad de género”. Nos proporciona una idea de la certeza democrática, igualitaria, progresista y unitaria de la nueva Carta Magna.

La verdadera deuda que tenía la clase política post dictadura, comenzará a mi juico, su segunda etapa de “Transición”. Pese a los muchos sufrimientos y alegrías del diario vivir, seguiremos teniendo la esperanza de un futuro mejor del Chile que amamos…

Compartir
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias Relacionadas

Contacto

24/7

Formulario de Contacto

Ingreso de usuario

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.

Inscribete al Newslatters

Mantente informado con las noticias, notas y opiniones de El Sol de Iquique. No esperes más ¡INSCRIBETE!