domingo - 19/09/2021

Morrinidad | @plumaiquiqueña

Morrinidad | @plumaiquiqueña

@plumaiquiqueña


elmorroLa identidad se lleva en el ADN del ser humano, habita en el imaginario donde es constantemente recreada. Son las costumbres, bailes, aromas, cánticos, frases y leyendas que vinculan al individuo con nuestro sentido de pertenencia.  La identidad es un producto de la historia de hombres y mujeres, directamente relacionada con la ciudad de Iquique.

Dicen que después de ser iquiqueño, uno es morrino o viceversa y claro está, el barrio El Morro, ubicado en el sector norte costero de la ciudad da origen a Iquique. La historia de Iquique y del Morro, se centra fundamentalmente en el siglo XIX, de ser una caleta de 100 habitantes, se convierte progresivamente desde 1828 hasta 1900, en puerto; ciudad y capital con 45 mil habitantes.

Los hitos históricos son: la construcción de las primeras casas en el sector del Morro, alrededor de la Iglesia en el siglo XVIII, el funcionamiento de la planta procesadora del mineral de Huantajaya ubicada en el Morro, también a sus primeros habitantes; los camanchangos, los cuales siendo pueblos nómades buscaron establecerse en las conocidas aguadas. Ellos se desplazaban en las balsas de cuero de lobo para extraer pescados, huano en la isla Serrano y la recolección de mariscos.

Cabe destacar también, que, en el año 1823, el ejército Libertador del Perú vino a liberar a Iquique del dominio español, no siendo fructífera esta misión, emergieron de igual manera los primeros héroes de la Independencia de Iquique, y esto ocurrió en un lugar llamado el Morro. El Barrio tiene seis mil años de historia, está vinculado a los terremotos, al océano pacífico, cruzando por el barrio peruano, pescadores, mariscadores y hoy con un presente globalizado. No obstante, se ha mantenido cohesionado por su ubicación geográfica y lejos del desarrollo industrial e incendios propagados en la ciudad puerto. Una fábrica de medias, la compañía de alumbrado público, el gasómetro, la línea del ferrocarril, y el regimiento Dolores constituyen un recorrido material extinto por ese nostálgico pasado que los morrinos quieren rescatar por medio de la conservación del aún sobreviviente barrio de madera y las tradiciones antiguas como es el Carnaval en época de verano.

Patricio Rivera define este fenómeno como” La Morrinidad”, y tan cierto es, aquí tú naces, aprendes primero a nadar y después a caminar. A pesar que muchas de las casas de pescadores y mariscadores fueron expropiadas, el barrio habla por sí solo por medio de las calles históricas, todos conocidos, todos amigos tal cual el Iquique de antaño, desde un avísale y un avisándole.

FB IMG 1629146008955El avísale precisamente nació en el Morro, cuando en el muelle se le avisaba a un intermediario, sobre la carga en cuestión. Las calles Covadonga, Izaza, Souper, Pedro Lagos, Grumete Bolados y la Remodelación El Morro están cargadas de historia y tradición. Así como también de queridos personajes del barrio más antiguo de la ciudad, tenemos al “El Indio Huiro”, “Loco Choro Manteca”, “El guatón satisfecho”, “Loco Checura”, “Care Cuchillo”, “Gringo Choche”, “Rasputín”, “El Monje”, “Pitigallo”, “Loco ni lleno” y el “Pituto”. Se suma a este listado, el cura Soto, el cura amigo, el consejero.  Aunque fuera casado y con hijos, la iglesia siempre estaba llena y los niños lo adoraban. Sin embargo, la alta autoridad eclesiástica le arrebató la parroquia y el barrio lo defendió hasta las últimas consecuencias. El cura amigo muere el año 1988 y con ello parte importante de la historia del barrio. Freddy Taberna, más que un personaje a estas alturas es un héroe; el primer estudiante de origen iquiqueño que ocupó la presidencia del Centro de Alumnos del Pedagógico. Muere asesinado el año 1973 ,a los treinta años en el Campo de Detenidos de Pisagua. Mismo año que muere otro joven morrino militante de izquierda, Humberto Lizardi Flores a la edad de 26 años.

Dado estos motivos, los morrinos iniciaron una campaña para que el Consejo de Monumentos Nacionales declare al sector como Barrio patrimonial en la categoría de zona típica.

El objetivo es no provocar un verdadero barricidio, como ocurrió con Cavancha, señala Rodrigo Malagarriga. Este es un barrio donde todavía se mantiene el típico negocio de la esquina, panaderías, peluquerías y pescaderías. La idea es preservar para que las futuras generaciones hereden el espíritu del barrio y el sentido identitario, ya sea a través del carnaval, waterpolo y un perol en la playa.

Compartir
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingreso de Usuarios

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.

Contacto

24/7

Formulario de Contacto

Inscribete al Newslatters

Mantente informado con las noticias, notas y opiniones de El Sol de Iquique. No esperes más ¡INSCRIBETE!

Ingreso de usuario

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.