jueves - 29/07/2021

“Ni tan dama ni tan blanca”

“Ni tan dama ni tan blanca”

Por  DANIEL RETAMAL*

“A partir del golpe de estado el Buque Escuela Esmeralda, centro de instrucción de los jóvenes futuros oficiales de la Armada chilena, se transformo en un símbolo de la impunidad.

Tras el golpe de estado del 11 de septiembre de 1973, en el puerto de Valparaíso la Armada utilizo como centros de reclusión, interrogatorio y tortura las Naves “Lebu”, “Maipo” y el Buque Escuela “Esmeralda”. Según los antecedentes entregados a la “Comisión contra la Tortura” de la Quinta Región (Valparaíso), por el Buque Escuela “Esmeralda” pasaron alrededor de 500 detenidos políticos, mil por el “Maipo” y cuatro mil por el “Lebu”, barco cedido por la Compañía Sudamericana de Vapores (empresa de propiedad del fallecido empresario Ricardo Claro).

El macabro papel desempeñado por el Buque Escuela “Esmeralda”, como centro de detención y tortura en el puerto de Valparaíso, ha sido demostrado fehacientemente por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA (Informe 24/OCT/74), Amnistía Internacional (Informe AMR 22/32/80), el Senado Norteamericano (Resolución 361-16/JUN/86) y el Informe de la Comisión Nacional (Chilena) de Verdad y Reconciliación (Tercera Parte, Capítulo I, Sección 2 f.2.).

Los testimonios de que el Buque Escuela “Esmeralda” fue efectivamente usado como cámara de tortura flotante son múltiples y coincidentes. Entre ellos destacan los del abogado chileno Luis Vega, residente en Israel; del ex-funcionario del Instituto Nacional de Desarrollo Agropecuario Claudio Correa, que reside en Inglaterra; y del profesor universitario y ex-alcalde de Valparaíso, Sergio Vuscovic, radicado actualmente en Chile.

Según el Informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación (Informe Rettig), en el caso del Buque Escuela “Esmeralda”, las investigaciones permitieron comprobar que una unidad especializada de la Armada se instaló allí con el objeto de interrogar a los detenidos que se encontraban en la misma nave y a los que eran llevados de otros recintos de reclusión. Los métodos de “persuasión” utilizados en estos interrogatorios, incluían malos tratos y torturas.

Aunque el número de detenidos a bordo del Buque Escuela “Esmeralda” varía según los testimonios, pues se los trasladaba de un barco a otro a medida que iban siendo interrogados, pero según indico el Senado Norteamericano en 1986, en las dependencias del “Buque Escuela” llegó a haber 112, entre los cuales, según las evidencias disponibles, en un momento hubo unas 40 mujeres detenidas, las que fueron sometidas a todo tipo de maltratos, torturas, vejaciones y violaciones.

Entre estos cientos de detenidos destaca lo ocurrido con el joven sacerdote chileno/británico Miguel Woodward profundamente comprometido con la iglesia de los pobres a través de la Teología de la liberación.

El 16 de Septiembre de 1973 fue detenido y según los testimonios recopilados en el proceso judicial abierto en el año 2002, fue brutalmente torturado en las dependencias de este buque hasta que sus órganos se reventaron. Seis días después de su detención fue visto agonizante en la cubierta.

El caso del padre Woodward está debidamente acreditado en las investigaciones del juez español Baltasar Garzón de la Audiencia Nacional de España, Sumario 19/97-J, contra Augusto Pinochet y otros por los delitos de genocidio y terrorismo internacional, conspiraciones para el asesinato, secuestro, torturas y desapariciones (Auto de fecha 03/NOV/98, Antecedente Décimo).

Su cuerpo, nunca fue entregado y el 25 de septiembre fue sepultado por la propia Armada en una fosa común sobre la cual posteriormente se construyó un camino, y a su familia se le entrego un Certificado de Defunción, en el que figura como causa de muerte “un paro cardíaco”.

Después de esos días el Padre Woodward, paso a engrosar la larga lista de Detenidos Desaparecidos de Chile.

La situación de la Armada chilena, en materia de Derechos Humanos es más grave que en las otras instituciones militares, es la única que se ha negado a hacer un reconocimiento oficial de los crímenes de lesa humanidad cometidos, esgrimiendo como argumento las responsabilidades individuales, omitiendo la estricta jerarquía de mando que hace imposible la aplicación masiva de la tortura y el asesinato de prisioneros, sin que tengan conocimiento los superiores. No olvidemos que la Armada chilena encabezo la insurrección fascista de 1973.

Y en el año Bicentenario reviste especial relevancia la denuncia sobre la presencia en el Comité Organizador de la “Regata Internacional Bicentenaria: Velas Sudamérica 2010” del ex Teniente de la Armada, Ingeniero electrónico y empresario, Santiago Lorca González, un reconocido extorturador, en calidad de asesor del presidente (para Chile) de dicho Comité el Contraalmirante José Miguel Romero.

Consultado a comienzos de enero por Efe, Lorca González dijo: “Yo soy el presidente internacional del comité organizador de la Regata completa de Sudamérica, y un almirante chileno en servicio activo (José Miguel Romero) es quien preside el Comité de la Regata específicamente para Chile”.

El pasado 2 de diciembre la Armada de Chile suspendió el acto de presentación de la “Regata Internacional Bicentenaria: Velas Sudamérica 2010” tras el arresto de varios oficiales retirados que han sido procesados por torturas cometidas en 1973.

La ceremonia, encabezada por el ministro de Defensa, y a la que estaban invitados los embajadores de los países participantes en la regata, se iba a celebrar en el buque escuela “Esmeralda”, donde se practicaron las torturas de las que se acusa a los detenidos.

Horas antes de ese acto, en el puerto de Valparaíso, la jueza Eliana Quezada notificó el procesamiento a los imputados, que fueron detenidos.

Entre ellos figuran dos vicealmirantes retirados, un capitán de navío y siete suboficiales de la Armada, además de un ex coronel y un ex suboficial de Carabineros.

El ex Teniente Lorca González enfrenta una querella por torturas presentada por ex marinos que se opusieron al golpe de estado en 1973, y que fueron acusados del intento de apoderarse de buques para tratar de resistirse al golpe de estado en un plan ideado, según la Armada, por los secretarios generales del MIR, Miguel Enríquez; del PS, Carlos Altamirano, y del MAPU, Óscar Guillermo Carretón, lo que finalmente se demostró que era falso.

El Buque Escuela “Esmeralda” además de ser un barco de muerte y tortura es un símbolo de siniestros crímenes cometidos contra seres humanos por el solo “delito” de pensar diferente y en sus visitas a distintos puertos del mundo nunca será bienvenido mientras la Armada de Chile no reconozca el uso criminal que se hizo del buque.

Para el Defensor de los DD.HH. y Premio Nobel Alternativo de la Paz, el Académico paraguayo Martín Almada quien descubrió los archivos de la “Operación Cóndor” coordinada por los gobiernos dictatoriales de America del Sur y la CIA entre 1970 y 1980, este barco que fue utilizado como centro de torturas durante la dictadura de Augusto Pinochet, debe ser transformado en una “Universidad Flotante de los Derechos Humanos”.

Y como dice Patricia Woodward, hermana del religioso asesinado, “No puede ser que este buque siga representando a Chile a nivel internacional”.

*Extracto de nota publicada por Daniel Retamal.

 

Compartir
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto

24/7

Formulario de Contacto

Ingreso de usuario

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.

Inscribete al Newslatters

Mantente informado con las noticias, notas y opiniones de El Sol de Iquique. No esperes más ¡INSCRIBETE!