viernes - 23/04/2021

La sexualidad es un mandato del Pulento con una dosis de hormonas

La sexualidad es un mandato del Pulento con una dosis de hormonas

La sexualidad es todo un mundo con diferentes aristas. Para la bioquímica todo se reduce a estímulos cerebrales que producen unas hormonas que alborotan todo el cuerpo. Unos afirman que ese alboroto tiene como propósito la procreación, otros consideran que el placer es la gran meta a alcanzar. Ambos objetivos pueden ir de la mano.

Los religiosos son menos terrenales y consiguen en las Sagradas Escrituras pistas que indicarían que Dios estableció la sexualidad. Una de esas pistas es la orden que recibieron Adán y Eva: “Creced y multiplicaos y poblad la tierra…” ¿De qué otra forma se puede cumplir ese mandato que no sea mediante la relación sexual?

Además, le dio permiso a la mujer para disfrutar de esa relación: “El esposo debe satisfacer las necesidades sexuales de su esposa” (Corintios 7:3).

En el judaísmo bíblico el sexo no era un tabú y las relaciones sexuales entre cónyuges no eran pecado ni signo de falta de santidad.

En cuanto al amor también están los que estudian las miradas y las sonrisas que son la antesala de eso que llamamos amor.

Compartir
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto

24/7

Formulario de Contacto

Ingreso de usuario

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.

Inscribete al Newslatters

Mantente informado con las noticias, notas y opiniones de El Sol de Iquique. No esperes más ¡INSCRIBETE!