martes - 03/08/2021

Por qué deberías acostarte con una mujer madura antes que con una joven

Por qué deberías acostarte con una mujer madura antes que con una joven

Cuando toca hablar de relaciones en la madurez o en la vejez parece que hubiéramos vuelto a épocas pretéritas y el sexo se hubiese convertido otra vez más en un tema tabú. Libros, programas de televisión y artículos de prensa e Internet tienden a enfocar los contenidos sobre el sexo como si estuvieran siempre destinados a un público joven, o por lo menos en el rango de los treinta, lo que contrasta con el imparable envejecimiento de la población que se está viviendo en países como el nuestro.

El argumento se vuelve todavía más sensible cuando el foco se dirige hacia la sexualidad femenina a partir de la menopausia. Si la representación que tenemos de los hombres maduros puede ser incluso positiva, y se acepta que en la vida de un varón entrado en años las relaciones sexuales sigan siendo un factor relevante, la fórmula: “mujer de 50 o 60 que demuestra deseo = ‘cougar’”, continúa, por desgracia, presente como prejuicio.

El envejecimiento no condiciona tanto el deseo

Parece como si la pérdida de la capacidad reproductiva de la mujer tuviera que conllevar una disminución en el interés por el sexo, ¿pero es esto cierto, o acaso la sexualidad femenina se transforma con la edad? Un estudio publicado por la University Hospitals Cleveland Medical Center viene a arrojar algo de luz sobre esta pregunta.

Si cada vez que pensamos en sexo pensamos exclusivamente en lo físico, es decir, en penetración y en genitales, el rendimiento baja

Sirviéndose de una muestra de quinientas mujeres con edades comprendidas entre los cuarenta y los setenta y cinco años, las conclusiones que se desprenden indican que para las generaciones de mediana e incluso de avanzada edad, la actividad sexual sigue jugando un papel fundamental en su calidad de vida.

Yendo más allá, se plantea a veces el debate de si estas las mujeres se divierten ahora más en la cama que en sus etapas de adolescencia y de juventud. David Marcos, psicólogo y sexólogo de Terapia Lugas, explica: “Si cada vez que pensamos en sexo pensamos exclusivamente en lo físico, es decir, en penetración y en genitales, el rendimiento baja, lógicamente, con los años tanto en hombres como en mujeres. El deseo, sin embargo, está muy condicionado por la cultura, por la educación, por la familia… ese deseo puede ampliarse, y en el mundo femenino se vive además de una manera muy intensa, permitiendo dirigirlo, con la edad, hacia lugares donde no había ido hasta entonces”.

Más sabias, más seguras y más libres

A pesar de los achaques que afectan a las mujeres de este segmento de la población, como el dolor provocado por la penetración debido a la sequedad vaginal o el deterioro de la forma física, el placer en sus relaciones se traslada hacia factores psicológicos que tienen que ver con la confianza y la comunicación.

 

ElConfidencial
Compartir
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto

24/7

Formulario de Contacto

Ingreso de usuario

Recuerde que debe estar inscrito por el Administrador para poder ingresar.

Inscribete al Newslatters

Mantente informado con las noticias, notas y opiniones de El Sol de Iquique. No esperes más ¡INSCRIBETE!